El BCE mantendrá el teletrabajo para su plantilla durante todo 2020

Comment Off

El BCE mantendrá el teletrabajo para su plantilla durante todo 2020

Los empleados del Banco Central Europeo (BCE) trabajarán en remoto como fórmula preferente al menos hasta el final de 2020, manteniéndose así la institución a la expectativa sobre cómo evolucione la situación sanitaria.

De este modo, los alrededor de 3.700 empleados del BCE, que empezaron a teletrabajar desde principios de marzo, verán ampliado en tres meses el periodo en que el modo remoto será la opción de trabajo por defecto en la institución.

Consultado sobre esta cuestión, un portavoz del BCE declinó realizar comentarios, limitándose únicamente a señalar que “después de haber tenido experiencias positivas con el trabajo a distancia, el BCE pecará de prudente respecto de la decisión de regresar al trabajo en la oficina”.

A finales del pasado mes de febrero, el BCE dio orden a su personal de teletrabajar durante un periodo de dos semanas en caso de haber viajado al norte de Italia u otras regiones afectadas por la Covid-19, además de suspender los viajes de trabajo a las áreas afectadas y cancelar todos los grupos de visitas al BCE por ciudadanos procedentes de las áreas afectadas por el brote vírico.

Sin embargo, el pasado 9 de marzo el BCE decidió poner a prueba la capacidad de su infraestructura para que su plantilla pudiera llevar a cabo sus tareas de forma telemática como medida de precaución ante el coronavirus, aunque la presidenta de la entidad, Christine Lagarde, y el vicepresidente, Luis de Guindos, comparecieron personalmente en la rueda de prensa fijada para el 12 de marzo, la última celebrada presencialmente hasta la fecha en la sede del Eurobanco.

El Banco Central Europeo ha destinado 46.111 millones de euros a la adquisición de deuda soberana española a través de su programa de compras de emergencia contra la pandemia (PEPP), lanzado a finales del pasado mes de marzo, según ha informado la institución, que aceleró sus compras de bonos españoles en los meses de junio y julio respecto de los meses anteriores.

En concreto, en los dos últimos meses las compras netas de bonos españoles sumaron 23.719 millones de euros, frente a los 22.392 millones adquiridos entre finales de marzo y mayo.

Hasta el pasado 31 de julio, el BCE había invertido un total de 440.057 millones de euros de los 1,35 billones del total del programa PEPP, aunque al descontar la amortización de vencimientos y la adquisición de otros activos, la cifra neta de compras de bonos soberanos hasta el final de julio fue de 384.817 millones de euros, de los que 27.980 millones se destinaron a comprar deuda emitida por entidades supranacionales de la eurozona.

Sobre el autor

Artículos Relacionados