El Tesoro desconvoca la subasta del 13 de diciembre

Comment Off

El Tesoro desconvoca la subasta del 13 de diciembre

La Dirección General del Tesoro y Política Financiera, perteneciente al Ministerio de Economía, ha desconvocado la subasta de deuda a largo plazo, bonos y obligaciones del Estado que iba a celebrarse el 13 de diciembre.

Esta información se pudo conocer a través de una resolución publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que añade que el próximo 5 de diciembre saldrán al mercado sendas pujas de bonos a tres y cinco años y obligaciones a diez.

Fuentes del Tesoro ya habían anunciado el pasado miércoles que la subasta del día 13 no se iba a celebrar finalmente pues no se consideraba necesario, al haber obtenido ya el organismo a estas alturas del año casi toda la liquidez prevista.

El Tesoro Público español reducirá en 5.000 millones el volumen de emisión neta prevista para 2018, que quedará en 35.000 millones de euros, frente a los 40.000 establecidos inicialmente. Las buenas condiciones de financiación, así como la positiva evolución de los ingresos, han permitido este recorte en el programa de emisión. En comparación con 2017, las necesidades de financiación neta del Tesoro se han reducido un 22%.

Disminuye también en 6.500 millones la emisión bruta prevista para el conjunto del año, situándose en 213.700 millones de euros, la cifra más baja desde 2012.

Así lo ha destacado el Secretario General del Tesoro y Financiación Internacional, Carlos San Basilio, señalando que “las menores necesidades de financiación respecto a las inicialmente previstas se explican por una combinación de factores. Los principales son unos mayores ingresos tributarios, una reducción en partidas de gasto relevantes, como el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), una política decidida de aprovechamiento de los menores tipos de interés para reducir el coste de la deuda y alargar sus plazos y una gestión más eficiente de la tesorería”.

Asimismo, ha resaltado el mensaje positivo que se pone de manifiesto con esta evolución, afirmando que “es una buena noticia que el Tesoro necesite menos financiación que lo anticipado, ya que confirma y a su vez refuerza la confianza de los inversores en España”.

La progresiva reducción de las necesidades de financiación del Tesoro contribuirá al objetivo de aminorar el peso de la deuda pública sobre el PIB. Esta disminución tiene también un efecto positivo en el pago de intereses, que se situará, en términos de caja, por debajo de los 31.547 millones de euros previstos en los Presupuestos Generales del Estado de 2018.

Sobre el autor

Artículos Relacionados