La UE ve deficiencias en las grandes agencias de calificación

No Comentado

 La UE ve deficiencias en las grandes agencias de calificación

La Autoridad Europea de Mercados y Valores (ESMA) ha encontrado este martes deficiencias en el funcionamiento de las tres grandes agencias de calificación de riesgos, Standard & Poor’s, Moody’s y Fitch, con respecto a las notas con que caracterizan la deuda soberana de los países de la UE.

Las deficiencias detectadas -durante una investigación realizada entre febrero y octubre de 2013- se refieren a posibles conflictos de intereses en las agencias de ‘rating’, la ruptura de la confidencialidad exigible, los momentos elegidos para publicar las notas y la falta de recursos humanos suficientes para elaborar estas calificaciones.

“La investigación de la ESMA ha desvelado deficiencias en el proceso de calificación soberana que podrían suponer un riesgo para la calidad, la independencia y la integridad de las calificaciones y del proceso de calificación”, ha dicho el presidente de la Autoridad, Steven Maijoor, en un comunicado.

El presidente ha reclamado a las agencias de ‘rating’ que “introduzcan mejoras en sus prácticas de trabajo” para garantizar el cumplimiento de la legislación comunitaria y “erradiquen prácticas inadecuadas del pasado”. La ESMA no ha decidido todavía si los fallos ya detectados vulneran la normativa y “podrían tomar las medidas apropiadas en su momento”, en referencia a las posibles multas, que podrían llegar hasta el 20% del volumen de las compañías.

En materia de conflicto de intereses y riesgos a la independencia, la ESMA ve problemas en el tipo de implicación de los niveles más altos de la dirección de las agencias en las actividades de calificación soberana, la participación de personal de comunicación en el proceso de ‘rating’, las actividades de publicación de investigación de estas empresas o el funcionamiento del proceso de apelación.

En cuanto a la confidencialidad, la investigación ha encontrado deficiencias como la revelación de acciones de calificación inminentes a terceras partes no autorizadas, controles inadecuados en la circulación de información sobre ‘rating’ dentro de las agencias, falta de control en el uso de consultores externos de comunicación o permisos inadecuados para acceder a este tipo de datos.

Por lo que se refiere a los tiempos de publicación, la ESMA destaca que “ha habido retrasos significativos y frecuentes en la publicación de notas soberanas”, así como deficiencias a la hora de comunicar previamente estas calificaciones a los países afectados.

Por último, la ESMA señala que las tres grandes agencias de calificación de riesgos emplean personal sin el nivel adecuado en la tarea de calificar las deudas soberanas, y que no está claro el reparto de funciones y responsabilidades en ese propósito.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)