La guerra comercial afecta a las fábricas asiáticas

Comment Off

 

La guerra comercial afecta a las fábricas asiáticas

La guerra comercial entre China y Estados Unidos ha afectado la actividad de las fábricas asiáticas durante el pasado mes de agosto.

Un sondeo entre directivos de compras de empresas privadas ha mostrado este lunes que la actividad industrial de China ha crecido contra todo pronóstico en agosto ante un aumento de la producción, pero los pedidos de exportación han caído y la confianza de las empresas se ha mostrado débil.

Corea del Sur, Japón y Taiwán, que dependen de las exportaciones, también han reportado una reducción en la actividad de las fábricas, lo que pone de relieve el creciente impacto de la guerra arancelaria entre China y Estados Unidos.

Rajiv Biswas, economista jefe de IHS Markit para Asia y el Pacífico, ha señalado que “el panorama más amplio de las exportaciones asiáticas sigue siendo muy débil debido al impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, que sigue intensificándose. No es sólo la guerra comercial. También es la desaceleración en el sector automovilístico de China y que la demanda de teléfonos inteligentes en China se ha ralentizado. Esto está teniendo un impacto negativo en el sector de la electrónica de Corea del Sur y Japón”.

Como parte de una nueva escalada de las tensiones comerciales, Estados Unidos ha impuesto aranceles del 15% a una serie de productos chinos. Y China ha respondido con nuevos aranceles sobre el crudo estadounidense.

En China, el índice Caixin/Markit de directivos de compras (PMI) en el sector industrial ha alcanzado en el mes de agosto un máximo de cinco meses, en 50,4, frente a los 49,9 de julio, superando la media de las previsiones del mercado.

En el resto de Asia, la actividad manufacturera de Japón ha caído por cuarto mes consecutivo en agosto, poniendo de manifiesto un panorama sombrío para la tercera economía más grande del mundo.

Aunque las exportaciones de Japón descendieron por octavo mes consecutivo en julio debido a la caída de las ventas en China, la economía ha disfrutado hasta ahora de un crecimiento constante gracias a la robusta demanda interna.

Pero los expertos han apuntado que existen indicios de que la economía puede empezar a perder el apoyo del consumo y del gasto en bienes de equipo.

Sobre el autor

Artículos Relacionados