S&P rebaja calificación de 13 bancos de Brasil

No Comentado

Standard & Poor’s (S&P), la agencia de calificación crediticia, ha rebajado la nota de 13 entidades financieras de Brasil y ha puesto bajo vigilancia negativa a otras 27 instituciones.

Las entidades que sufrieron una rebaja de riesgo de “BBB” a “BBB-” (el último escalón de la calificación;  después de BBB- viene el “grado especulativo”) son Banco do Brasil, Brasil HSBC, Banco Citibank SA, Bradesco, Itaú BBA, Itaú Unibanco Holding, Santander Brasil, Banco do Nordeste Brasil, América del Sur National Insurance Company y Allianz Global Corporate & Specialty Reaseguros de Brasil.

Asimismo, S&P rebajó la nota en monedea extranjera para las entidades Caixa Econômica Federal y BNDES (las notas de Caixa y BNDES en moneda local fueron rebajadas de A- a BBB+); y de la empresa Sul América, en moneda local y extranjera, de BB+ a BB.

S&P ha señalado en un comunicado que la perspectiva para todas estas instituciones financieras es estable y advierte que “estas entidades también están expuestas a la dinámica de la economía brasileña”.

Por otra parte, S&P ha puesto 27 instituciones bajo vigilancia negativa. Entre ellas se encuentran Banco Safra, Banco Votorantim, BTG Pactual, Pine, Fibra, Daycoval, Indusval, BMG, Paraná Banco y Mercantil do Brasil.

A finales de marzo, la calificadora S&P anunció un recorte en la calificación soberana de Brasil de “BBB” a “BBB-”, partiendo de señales que considera negativas para las cuentas fiscales del gobierno federal y la perspectiva de un bajo crecimiento económico. A pesar de la rebaja, S&P considera que Brasil es un mercado seguro para la inversión, pero muestra menos confianza en su capacidad para cumplir con sus compromisos financieros.

Ese mismo día, S&P también rebajó de “BBB” a “BBB-” las calificaciones de empresas como Petrobras, Eletrobras y la minera Samarco, acotando que todas presentan una perspectiva estable.

“Las acciones relacionadas con la calificación de riesgo crediticio se deben al ajuste de nuestra nota soberana para Brasil, lo que refleja una combinación de deterioro fiscal, una perspectiva de que la recaudación fiscal se mantendrá débil en medio de un crecimiento económico limitado en los próximos años, el pequeño margen de ajuste en la política fiscal antes de las elecciones de octubre y un debilitamiento de las cuentas externas de Brasil”, dijo S&P en su comunicado.

En el primer trimestre del año, la moneda brasileña ha experimentado un alza de 2,12 por ciento.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)