Las operaciones de las casas de cambio están paralizadas en Venezuela

No Comentado

Las operaciones de las casas de cambio en Venezuela se encuentran paralizadas, debido a la suspensión del envío de remesas familiares al vecino país Colombia, así como también por las diversas modificaciones que han sufrido los requisitos para poder tramitar cualquier tipo de envío que esté relacionado con dinero hacia el exterior del país suramericano.

Todos los miembros que conforman hoy en día la Asociación Venezolana de Casas de Cambio detallaron en un extenso comunicado de prensa que debido a la entrada en vigencia de las normativas de las Providencias 123 y 126 (publicadas en fecha de 24 de enero y 7 de febrero respectivamente) todas las casas de cambio presentan aproximadamente 60 días con un 85 por ciento del total de sus operaciones en completa suspensión.

El gobierno nacional de Venezuela a través de la Providencia 123 decretó nuevos requisitos para poder realizar el trámite de la autorización de adquisición de divisas destinadas a operaciones de remesas a familiares residenciados en cualquier país extranjero. En otra Providencia, la 126, de más reciente publicación, se establece la suspensión del trámite para la autorización de adquisición de divisas destinadas específicamente a operaciones de remesas a familiares residenciados en Colombia, hasta que el ente encargado de su regulación proceda a estructurar el nuevo mecanismo y las condiciones para tal fin.

“Los miembros que conforman la Asociación Venezolana de Casas de Cambio hacen un llamado a las autoridades competentes para unir esfuerzos en la búsqueda de los instrumentos idóneos para la reactivación del mercado”, es parte de lo señalado en el comunicado.

De igual forma hacen una solicitud formal al directorio del Banco Central de Venezuela y al Ministerio de Economía, Finanzas y Banca Pública para que estudien la posibilidad cierta de que las casas de cambio puedan ser autorizadas a participar en las operaciones del nuevo sistema cambiario vigente en Venezuela y denominado Sicad II, colocando como principal objetivo el beneficio de las personas de bajos recursos y a pequeñas y medianas empresas (denominadas PYMES).

“Resulta una gran preocupación para las casas de cambio que, de mantenerse la situación, se ponga en riesgo el cumplimiento de las obligaciones laborales, fiscales y comerciales, lo que conduzca a la pérdida de capital y posteriormente, a que estas organizaciones no puedan mantenerse operando”, indica otra parte del comunicado.

Algunos especialistas han indicado que las instituciones bancarias en Venezuela se han opuesto a la entrada de las casas de cambio en este novedoso mecanismo cambiario que entró en vigencia recientemente en el país.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)