El Banco de España gana 1.857,8 millones en 2017

Comment Off

El Banco de España gana 1.857,8 millones en 2017

El Banco de España obtuvo un beneficio neto de 1.857,8 millones de euros en 2017, un 14,3% más respecto a los 1.624,6 millones ganados un año antes, según ha informado el propio organismo.

De esa cantidad y como establece el Real Decreto 2059/2008 de 12 de diciembre, el Banco de España ingresó casi 916 millones de euros en el Tesoro Público, un 3,24% menos que el año anterior.

Los gastos operativos se redujeron un 3% el año pasado y quedaron situados en 489,3 millones de euros, en tanto que los ingresos netos por intereses, descontados ya los 663 millones de euros en gastos por intereses, crecieron un 11,3%, hasta 5.061,7 millones.

Asimismo, el resultado neto por operaciones financieras, saneamientos y dotaciones para riesgos restó 3.380,9 millones de euros, 729,3 millones más que en 2016. En la parte alta de la cuenta, el conjunto de ingresos por intereses aumentó en 951,2 millones de euros y alcanzó los 5.724,8 millones.

De esa cantidad, 768,8 millones correspondían a intereses en moneda extranjera, frente a los 578,25 millones de 2016, y otros 4.955,9 millones, a ingresos por intereses en euros, también superiores a los 4.195,3 millones del año anterior.

En ambos casos la mayor parte procede de las carteras de valores, 643,9 millones en moneda extranjera y 4.594 millones en euros.

En cuanto a los intereses generados por las operaciones de política monetaria, este año su incremento fue más que notable, ya que ascendió a 242,2 millones, frente a los 34,69 millones de 2016.

Asimismo, a 31 de diciembre de 2017, el capital del Banco de España ascendía a 1.000 millones de euros, sin variación interanual, explica la entidad, que añade que las reservas del ejercicio sumaban 899,81 millones de euros y tampoco habían variado.

El Banco de España llevó a cabo más de 570 actuaciones al detalle, como revisiones de los informes de auditoría y de autoevaluación del capital o decisiones de capital en entidades consideradas menos significativas (LSI, por sus siglas en inglés).

Estas entidades suponen el 4,5% de los activos del sistema bancario español y están directamente supervisadas por la institución, mientras que el Banco Central Europeo (BCE) se encarga de su vigilancia indirecta.

Paralelamente a estas actuaciones, la institución gobernada por Luis María Linde llevó a cabo reuniones periódicas con los responsables de estas entidades, según recoge la Memoria de la Supervisión Bancaria de 2017, publicada esta semana.

Sobre el autor

Artículos Relacionados