Accionistas pueden ejercer demandas contra JPMorgan

No Comentado

JPMorgan Chase & Co, empresa financiera creada en el año 2000 a partir de la fusión del Chase Manhattan Corporation y la J.P. Morgan & Co, tendrá que asumir la consecuencias de una demanda de accionistas que lo acusan de fraude de valores por haberles mentido sobre su capacidad para gestionar el riesgo, elemento demostrado cuando el banco perdió 6.200 millones de dólares (4.494 millones de euros) en el conocido caso como “Ballena de Londres”.

El juez distrital ubicado en ManhattanNueva York, George Daniels, indicó que los accionistas tienen la potestad de presentar una demanda en la que JPMorgan, el presidente ejecutivo Jamie Dimon y el expresidente financiero Douglas Braunstein ocultaron de forma deliberada los riesgos que la oficina de inversiones del banco estaba asumiendo a comienzos del año 2012.

En decisiones separadas, igualmente publicadas este lunes, el juez decidió desestimar una demanda presentada directamente en contra de los directivos de JPMorgan, y una demanda realizada por empleados debido a las pérdidas sufridas por inversiones en los títulos de la compañía en sus cuentas de jubilación.

La pérdida de 6.200 millones de dólares (4.494 millones de euros) fue relacionada directamente a operaciones de Bruno Iksil, un francés que había trabajado en una oficina bancaria en Londres. El juez Daniels dijo que los accionistas pueden realizar demandas en contra del banco pues Dimon y Braunstein cometieron fraude debido a que conocían plenamente el “valor en riesgo” del banco, y engañaron deliberadamente a los accionistas en un comunicado de ganancias del 13 de abril del 2012, cuando Dimon definió como una “tormenta en un vaso” los reportes realizados sobre una cartera de crédito sintético gestionada por Iksil.

“Las declaraciones fueron materiales porque se hicieron inmediatamente después de que medios financieros revelaron que la CIO (oficina de inversiones) había acumulado una enorme posición en instrumentos derivados exóticos, y los acusados intentaron asegurar a los inversores que esas operaciones estaban bajo control”, señaló el juez Daniels.

“Los demandantes denunciaron adecuadamente que los acusados Dimon y Braunstein conocían los hechos o habían accedido a información, lo que sugiere que sus declaraciones públicas no fueron precisas”, completó.

Daniels de igual forma desestimó denuncias en contra de otros tres directivos de JPMorgan: Ina Drew, jefa de la CIO; Mike Cavanagh, predecesor de Braunstein como jefe financiero; y Barry Zubrow, quien fue jefe de riesgo del banco.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)