El BCE advierte sobre los países que “contrarrestan” su política monetaria

Comment Off

El BCE advierte sobre los países que "contrarrestan" su política monetaria

La política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) contará en 2019 con el apoyo de una posición fiscal ligeramente expansiva del conjunto de la zona euro, aunque la entidad ha advertido de que esto no significa que todos los gobiernos tengan margen para gastar más, subrayando la importancia de que las preferencias en política fiscal de los respectivos países no contribuyan a anular los esfuerzos de la institución para alcanzar la estabilidad de precios.

“No todos los países tienen el espacio para gastar más, pero todos tienen la oportunidad de gastar mejor”, ha señalado Benoit Coeuré, representante francés en el directorio del BCE, durante su intervención en un acto organizado por el Banco de Francia.

En este sentido, el ejecutivo del BCE, considerado la mano derecha de Mario Draghi, ha sostenido que si las decisiones de política fiscal adoptadas por los gobiernos contribuyen a alimentar las preocupaciones desinflacionarias, frenando la inversión en educación, nuevas tecnologías o I+D, pueden “contrarrestar” los esfuerzos de la política monetaria para devolver la inflación al objetivo ligeramente por debajo del 2%.

De este modo, el banquero francés ha subrayado que, mientras aquellos países con margen presupuestario deberían usarlo, allí donde los gobiernos registren elevados niveles de endeudamiento la mejor contribución en apoyo de la política monetaria consiste en reconstruir los colchones fiscales.

Por otro lado, Coeuré ha destacado que el canal de préstamos bancarios es “completamente funcional” actualmente, superando así años de fragmentación en la zona euro.

En este sentido, el ejecutivo del BCE ha indicado que la decisión de lanzar una nueva ronda de macrosubastas de liquidez a largo plazo, TLTRO III, que darán comienzo el próximo mes de septiembre, busca “proteger este logro”.

Sin embargo, Coeuré ha expresado la necesidad de abordar las vulnerabilidades subyacentes y reforzar los canales de crédito y capital de la distribución de riesgos.

“Necesitamos urgentemente avanzar en completar la unión bancaria y poner en marcha la unión del mercado de capitales”, ha apuntado.

El organismo informó que está trabajando en distintas opciones para suavizar la tasa que abonan los bancos por su exceso de efectivo, una medida con la que el regulador espera contrarrestar los efectos de su política monetaria, según informa la agencia Reuters.

El BCE prevé mantener los tipos de interés en niveles bajos, al menos hasta finales de este año. Draghi ha asegurado hoy que está dispuesto a retrasar aún más la subida de las tasas si la situación económica así lo requiere. El presidente del banco central también ha destacado que el organismo podría estudiar medidas para mitigar cualquier efecto secundario de los costes de endeudamiento negativos. En esa línea iría la posible reducción de la tasa de depósitos de los bancos.

Sobre el autor

Artículos Relacionados