Funcas: el sistema financiero español gana rentabilidad, solvencia y liquidez

No Comentado

 Funcas: el sistema financiero español gana rentabilidad, solvencia y liquidez

El sistema financiero español ha ganado en rentabilidad, solvencia y liquidez, tras el su proceso de reestructuración, según indican los analistas Santiago Carbó y Francisco Rodríguez en el último número de Cuadernos de Información Económica, de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

De esta manera, las entidades financieras españolas  se encuentran en una posición relativa favorable respecto a sus homólogos europeos para afrontar a finales de este año las pruebas del BCE.

Así, el incremento de la rentabilidad bursátil de los cinco grandes bancos españoles ha alcanzado el 25% de media, muy por encima de las entidades alemanas.

El margen financiero neto de los bancos que operan en España se sitúa en el 1,70% de sus activos totales, porcentaje superior al registrado en Francia (1,05%), Reino Unido (0,90%) y Alemania (0,76%). El ratio de eficiencia de las entidades españolas (costes operativos/margen bruto) es el más favorable de la UE, un 50% frente al 70% en Alemania, el 67,6% en Francia o el 63,4% en el Reino Unido.

También los indicadores de rentabilidad son superiores. La rentabilidad sobre activos (ROA) se situó el año pasado en el 0,49%, muy por encima del Reino Unido (0,37%), Francia (0,35%) o Alemania (0,20%).

Por lo que se refiere a la solvencia, el ratio de capital Tier 1 ha pasado del 9,65% en 2012 al 10,76% en 2013, aún por debajo de Francia (12,64%), Reino Unido (13,18%) y Alemania (14,78%).

La paulatina normalización del sistema financiero español es uno de los factores que están devolviendo la confianza de los inversores internacionales en la economía española. Una mejora que se manifiesta a través del crecimiento de la inversión extranjera, tanto directa como en cartera, y en la exposición de la banca internacional a la deuda española.

Joaquín Maudos analiza los datos publicados por el Banco Internacional de Pagos de Basilea, según los cuales a partir de junio de 2011 –tras el estallido de la crisis de la deuda soberana- la tenencia de deuda pública española por parte de la banca extranjera se redujo casi un 25%. Sin embargo, desde mediados de 2012 hasta junio de 2013, ha aumentado un 5%.

En mayor medida, un 9,4%, se ha incrementado la exposición de los bancos internacionales a la deuda emitida por las entidades españolas. Un crecimiento que contrasta con la reducción de casi el 34% que se registró durante la crisis.

Por el contrario, la deuda de empresas españolas en manos de bancos extranjeros no ha dejado de caer en estos años (un 22% desde finales de 2010 hasta junio de 2013), una evolución lógica como consecuencia del proceso de desendeudamiento que están llevando a cabo las compañías.

La conclusión de ese proceso es uno de los factores que condiciona la normalización del crédito y que determinará la consistencia de la recuperación de económica.

Según Angel Laborda y María Jesús Fernández, a lo largo de 2013 se ha continuado avanzando en la corrección de algunos de los desequilibrios más importantes de la economía española, a través de la recuperación de la competitividad en costes y la reducción del endeudamiento privado.

El ajuste de la demanda interna podría haber terminado ya, pero en otros ámbitos, como el inmobiliario, apenas se ha avanzado en la reducción del parque de viviendas sin vender y también queda un largo camino en lo referente a la corrección del déficit estructural de las Administraciones Públicas.

Para 2014 se espera una ligera creación de empleo y un moderado aumento del consumo, aunque la renta de las familias solo crecerá levemente. También se espera un modesto repunte de la inversión en bienes de equipo financiada principalmente con recursos propios de las empresas.

Por último, el análisis de Funcas incluye el estudio de Daniel Fernández Kranz, en el que se examinan los efectos de la reforma laboral, y llega a la conclusión de que es necesario realizar mayores esfuerzos en ese sentido, cara a resolver los dos problemas principales del mercado laboral español: el alto desempleo juvenil y el paro de larga duración.  Otros aspectos a mejorar son el aumento de la productividad, el excesivo peso del trabajo temporal, y la necesidad de potenciar políticas activas de empleo.

En : Cajas

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)