Anticorrupción se querella contra cuatro exdirectivos de Caixa Penedés

No Comentado

Anticorrupción se querella contra cuatro exdirectivos de Caixa Penedés

Emilio Sánchez Ulled, fiscal anticorrupción de Barcelona, ha presentado en la Audiencia Nacional una querella contra el exdirector general de Caixa Penedès Ricard Pagès Font, y los exdirectivos Manuel Troyano Molina, Santiago José Abella Rodríguez y Juan Caellas Fernández, acusándoles de adjudicarse presuntamente planes de pensiones millonarios.

Según informó ayer martes Anticorrupción, los querellantes “actuaron de común acuerdo para vincular fraudulentamente a la caja de ahorros que regían, generando obligaciones económicas para su beneficio particular y en perjuicio de la entidad, actuando de espaldas a los máximos órganos colegiados de la misma”.

Según la querella, que será remitida a uno de los jueces de la Audiencia Nacional para su instrucción, Pagès, entonces director general de la entidad, se prevalió “de un poder de hecho omnímodo” para la gestión de la entidad.

Valiéndose de la ayuda del director de recursos humanos Jaume Jorba –recientemente fallecido– y del resto de querellados, Pagès diseñó una estrategia a largo plazo destinada a garantizarse una “desproporcionada ganancia patrimonial a costa de la entidad, pensada para el momento en que pudieran cesar en sus puestos de trabajo”.

Desde 2001, los querellados “se auto-concedieron” derechos económicos a espaldas de los órganos colegiados de la caja a través de pensiones que no estaban contempladas en sus contratos para cuando abandonaran la entidad.

Sumando el plan de pensiones y cuatro pólizas suscritas, Pagès se adjudicó 11.609.708 euros, Abella 5.727.774 euros, Troyano 6.164.999 euros, Jorba 3.311.758 euros y Caellas 4.838.675 euros; en total, 31.652.917 euros.

Según el fiscal, lograron mantener estos pagos “en una convincente penumbra mediante informaciones fragmentarias e incompletas acerca de su verdadera naturaleza y extensión”.

A partir de 2009 la crisis del sector financiero provocó un endurecimiento del marco normativo y un mayor control de las entidades bancarias, especialmente en lo relacionado con las remuneraciones de los altos directivos.

En el caso de Caixa Penedès, a esto se unió que en 2010, en el contexto de reestructuración del sector financiero español, la entidad se fusionó a Caja Granada, Caja Murcia y ‘Sa Nostra’ Caja de Baleares, que dio lugar al Banco Mare Nostrum (BMN), para lo que recibió ayudas por 915 millones de euros del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB).

Estas dos circunstancias hicieron temer a los querellados que las pensiones que se habían adjudicado pudieran salir a la luz, y fueran cuestionadas tanto por la entidad como por la opinión pública, “con el consiguiente riesgo de perderlas”.

Por eso, se decidieron a realizar “toda una serie de actuaciones irregulares a fin de blindar sus derechos económicos”, que acabaron recibiendo al abandonar sus cargos en 2011, buscando diferentes tipos de coberturas formales y fórmulas jurídicas.

Pagès fue director general de la entidad desde 1996 hasta mayo de 2011, cargo que abandona voluntariamente para ser designado presidente y, tras la integración de las cajas, vicepresidente del grupo BMN, aunque en noviembre de 2011 “tras salir a la luz los hechos”, cesó en todos los cargos.

Abella fue director general adjunto de 1988 hasta enero de 2007, cuando abandonó la entidad; Caellas fue director general adjunto desde 2008, pero el 31 de mayo de 2011 fue nombrado director general de la entidad sustituyendo a Pagès, pero el 3 de agosto de 2011 fue despedido.

Troyano desde 1996 fue director adjunto, y en agosto de 2011 designado director general, y como tal miembro del consejo de administración de BMN; el 24 de noviembre de 2011, tras saltar el escándalo, renunció a todos sus cargos pero se mantuvo como empleado hasta que en diciembre del mismo año fue despedido.

Por último, Jorba, fallecido recientemente, ocupó el cargo de director de recursos humanos hasta el 31 de mayo del año pasado, cuando se jubiló con 62 años. Era además miembro de la comisión de control del fondo de pensiones de los empleados de Caixa Penedés.

 

En : Cajas

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)