Ibercaja se transforma en fundación bancaria

No Comentado

 Ibercaja se transforma en fundación bancaria

Ibercaja, la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, termina este viernes su transformación en fundación bancaria, de acuerdo con la Ley de Cajas y Fundaciones Bancarias del 27 de diciembre de 2013.

La Fundación Bancaria Ibercaja nace con la doble función social y financiera, para realización y fomento de Obras sociales y culturales y la adecuada gestión de su patrimonio en Ibercaja Banco, en el que ostenta el 87,8 por ciento de la propiedad.

La razón de ser de la Fundación es la misma que la de la Caja, a la cual sucede y de la que recibe un legado de 138 años de servicio a la sociedad. Aunque su nombre y marco legislativo sea distinto, continuará con su labor, manteniendo la simbiosis entre lo social y lo financiero, aplicando políticas de mejora en ambas actividades y será, como la Caja, una institución próxima y comprometida con las personas y los territorios donde actúa.

El objeto social de la Fundación Bancaria Ibercaja es la creación, realización y fomento de obras sociales y culturales, que impulsen el desarrollo de su ámbito de actuación, y la adecuada gestión de la participación en Ibercaja banco.

Tiene su sede en Zaragoza, en Plaza de Paraíso, 2, donde se ha constituido; el ámbito de actuación será todo el territorio nacional, con especial sensibilidad en Aragón, La Rioja y Guadalajara, por ser la zona tradicional de la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Zaragoza, Aragón y Rioja, ha informado la Fundación en una nota de prensa.

La Fundación Bancaria Ibercaja se constituye con la aportación del patrimonio de la Caja, con todos sus activos y pasivos. El balance asciende a 2.687 millones de euros, que está constituido por el 87,8 por ciento de las acciones de Ibercaja Banco (2.423 millones de euros), tesorería y los bienes inmuebles del patrimonio artístico y de la Obra Social.

Tras rubricar la documentación legal pertinente, se ha constituido el patronato que regirá la Fundación y que está formado por 12 miembros. Los nuevos patronos han designado como presidente a Amado Franco Lahoz, presidente del Consejo de Administración de Ibercaja Banco desde 2011 y del órgano precedente de Ibercaja desde 2004.

El patronato de la Fundación Bancaria Ibercaja lo forman, además del presidente, Honorio Romero Herrero y Pilar de Yarza Mompeón, designados por la Real Sociedad Económica Aragonesa de Amigos del País, entidad fundadora de Ibercaja; Santiago Marraco Solana, Juan Francisco Sáez de Buruaga Marco y Juan Ramón Fabre Marqués, designados por las Cortes de Aragón como entidad representativa de intereses colectivos; Jaime Jesús Sanau Villarroya, como persona de reconocido prestigio en materia de acción social; y Fernando Vicente Thomas, Jesús Bueno Arrese, Eugenio Nadal Reimat, Luis Enrique Arrufat Guerra y Francisco Javier Palomar Gómez, en su condición de profesionales con conocimientos y amplia experiencia en el ámbito financiero.

Asimismo, el patronato ha nombrado secretario de la Fundación a José Luis Aguirre Loaso; vicesecretario a Jesús Barreiro Sanz y director general a José Luis Rodrigo Molla. De acuerdo con la ley, se trata de mandatos por 4 años y su ejercicio no está remunerado.

El presidente del nuevo Patronato ha señalado que “con esta transformación,  nuestra Caja alumbra una de las fundaciones más importantes de España, lo que permitirá continuar la razón de ser para la que se creó la Caja hace 138 años: ser una institución próxima y comprometida con las personas y los territorios donde actúa”.

Franco Lahoz ha explicado a los patronos la posición, funciones y objetivos de la Fundación y el importante legado que recibe. En lo financiero, el presidente ha informado de que la nueva institución arranca con la “sólida posición financiera que le confiere su participación en lbercaja Banco: octavo grupo del país con arraigados liderazgos regionales, balance equilibrado entre ahorros y crédito, morosidad controlada y solvencia por encima de los ratios mínimos exigidos. Y todo ello, sin recibir ayudas públicas”.

El nuevo presidente ha agregado que “hoy se constituye una de las fundaciones más importantes de España. Su sólido patrimonio le permitirá ser una gran heredera de la Caja, realizar su función financiera a través del banco y disponer de fondos crecientes para reforzar su Obra Social, que es nuestra razón de ser. En definitiva, seguir siendo útil y necesaria para los clientes y la sociedad, fiel a sí misma y a su compromiso financiero y social”.

La Obra Social de la Fundación Bancaria Ibercaja gestionará en 2014 13,5 millones de euros. El año pasado, llevó a cabo más de 4.000 actividades, con 1.972.000 usuarios y tres líneas principales de actuación: Ayuda, Educa y Emplea.

En : Cajas

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)