El Gobierno quiere que la gran banca asuma la deuda de las autopistas

No Comentado

El Gobierno quiere que la gran banca asuma la deuda de las autopistas

El Gobierno quiere que la gran banca española asuma la deuda con bancos extranjeros de las nueve autopistas actualmente en quiebra, que suma un total de 646 millones de euros, y que pasaría a formar un bono a treinta años con un tipo de interés del 4,11%, según han señalado este martes fuentes del sector.

Este importe es el que resulta de restar a la deuda de 1.300 millones de euros que las autopistas en concurso mantienen con una treintena de bancos foráneos, una vez que se le practique la correspondiente quita del 50% que el Gobierno realizará a los 4.600 millones de euros de pasivo de estas vías, contraído con bancos y constructoras.

El plan de rescate que ultima el Gobierno contempla así que la empresa nacional de autopistas que se constituya con las nueve autopistas quebradas, nazca con una deuda “máxima” de 2.300 millones de euros. Un importe que además se convertirá en un bono a treinta años y se estructurará en tres tramos.

El primero, de unos 1.355 millones de euros, lo conformará la deuda financiera con la banca española, el segundo (de unos 600 millones) corresponde al pasivo de las vías con las constructoras, y el tercero, de 646 millones de euros, a la deuda con banca extranjera.

Los dos primeros tramos de deuda devengarán un tipo de interés del 1%, que se eleva al 4,11% en el caso del tercer tramo de la nueva deuda que la banca española contraerá para comprar el pasivo a las entidades extranjeras.

Los bancos españoles consideran que el cupón que percibirán por su deuda y el que cobren por la foránea dará lugar a un tipo medio de algo más del 2%, un porcentaje más próximo al del mercado, según indicaron dichas fuentes.

El Gobierno, con su petición a la banca española de comprar el pasivo de la extranjera, evitará que esas entidades financieras abran una eventual batalla legal en los tribunales contra el Estado.

Los principales bancos acreedores de las autopistas quebradas son Bankia, Banco SabadellCaixaBankSantander y BBVA, además del ICO. En el caso de las entidades extranjeras, el Banco Espirito Santo figura como primer acreedor foráneo, por delante de RBS, ING, Barclays, BNP Paribas y Lloyds.

Está previsto que representantes de los ministerios de Fomento y Hacienda se reúnan este jueves, 31 de julio, con los grandes bancos españoles para tratar de concretar esta reestructuración de deuda, que incluye el plan de rescate de las autopistas.

Entre los términos del plan por concretar figura la petición de los bancos de que el Banco de España les permita liberar las provisiones que han realizado por su exposición a las autopistas quebradas.

En cuanto a la empresa nacional de autopistas, se integrará en Seittsa, una empresa pública del Ministerio de Fomento que actualmente no realiza actividad alguna. El plan contempla que Seittsa se quede con los activos (las autopistas) y los pasivos (su deuda tras la quita), no con las actuales sociedades concesionarias de las vías.

Para ello, se prevé promover la acumulación de los procesos concursales en que todas ellas están inmersas para ofrecer este único convenio de acreedores y reestructuración de deuda, según detallaron fuentes del sector.

Fomento espera que Seittsa gestione las autopistas sin plazo de concesión, con el fin de que generen recursos para atender los servicios de la referida deuda con que se constituirá la nueva empresa pública de autopistas.

La Seittsa se hará así con nueve vías que suman 748 kilómetros de longitud, lo que supone una quinta parte de la actual red de autopistas de peaje, y que en la primera mitad de este año contabilizaron un tráfico de 5.751 vehículos diarios, un 4,6% menos que el año anterior. Se trata de las cuatro radiales de Madrid, la que une la capital con el Aeropuerto de Barajas y las que conectan Madrid-Toledo, Ocaña-La Roda, Cartagena-Vera y la circunvalación de Alicante. En la actualidad, están controladas por grandes grupos constructores.

El Gobierno quiere impedir con este plan la liquidación de las nueve autopistas actualmente en quiebra, situación que pondría en marcha la responsabilidad patrimonial del Estado con las sociedades concesionarias de las mismas, y que podría traer consigo el desembolso de 5.000 millones de euros del erario público.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)