BBVA Research: Castilla- La Mancha creará 44.000 nuevos empleos hasta finales de 2020

Comment Off

BBVA Research: Castilla- La Mancha creará 44.000 nuevos empleos hasta finales de 2020

BBVA Research prevé que la economía de Castilla- La Mancha genere 44.000 puestos de trabajo entre el final de 2018 y diciembre de 2020, y reduzca la tasa de paro de la comunidad autónoma hasta el 12,7%.

Así lo indica el Servicio de Estudios de BBVA en su último informe ‘Situación Castilla-La Mancha’, presentado hoy por el economista principal responsable del Análisis Regional para España de BBVA Research, Pep Ruiz, y Francisco Pla, director de la Regional Centro de BBVA.

Las previsiones de crecimiento del PIB para Castilla-La Mancha, del 2,3% en 2019 y del 2,1% en 2020, son coherentes con la continuación de la recuperación del empleo, aunque la ocupación aún se situaría un 1% por debajo del nivel pre crisis al final del período.

Castilla-La Mancha aceleró su crecimiento en 2018 hasta el 2,8%, cuatro décimas más que el año anterior y 0,2 p.p más que la media de España. Este dinamismo se observó en el consumo privado, que aumentó por encima de lo anticipado, en un impulso fiscal mayor que en otras regiones por la aceleración del gasto público autonómico, en el dinamismo de la inversión y las exportaciones de bienes. Y además, en unos servicios turísticos que continuaron aumentando al ritmo de años anteriores.

En el inicio de 2019, Castilla-La Mancha siguió manteniendo niveles de actividad sólidos (crecimientos del PIB que se estiman en torno al 0,6% trimestral en los dos primeros trimestres del año). El Servicio de Estudios de BBVA prevé que el PIB de Castilla-La Mancha crezca un 2,3% en 2019 para desacelerarse hasta el 2,1% en 2020, en línea con lo que sucede en el conjunto de España. Con ello, la región enlazaría seis años de recuperación.

En este contexto, diversos factores contribuirán a mantener el ritmo de crecimiento de la economía castellanomanchega, aunque las expectativas son ahora algo menores que hace unos meses. Así, la evolución de la actividad mundial muestra señales de estabilización. Además, el menor crecimiento de la eurozona y EE.UU. ha supuesto una normalización algo más lenta de la política monetaria, que, como contrapartida, asegura más liquidez y tipos bajos durante más tiempo. Esto favorecerá la demanda interna y, en particular, la recuperación del sector inmobiliario y de la inversión productiva y consumo regionales.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados