CaixaBank: el dividendo “es y seguirá siendo la prioridad”

Comment Off

CaixaBank: el dividendo “es y seguirá siendo la prioridad”

Jordi Gual, el presidente de CaixaBank, ha resaltado que la retribución al accionista “es y seguirá siendo prioridad absoluta para el banco”. El dividendo es un compromiso que el banco ha mantenido incluso “en los momentos más duros” de la crisis de 2008.

“Continuamos con este compromiso, aunque el entorno requiere la máxima prudencia”, ha insistido Gual durante la junta general (celebrada por vez primera en la historia de forma telemática).

La entidad decidió reducir el dividendo correspondiente a 2019 de 15 céntimos a 7 céntimos por acción, lo que implica un ‘pay-out’ del 24,6% y una rentabilidad por dividendo del 2,5%, y también modificó la política de 2020 con un dividendo en efectivo no superior al 30% del beneficio neto.

“El comportamiento relativo de la acción durante los últimos meses ha reflejado la resiliencia del modelo de negocio y la confianza en la capacidad de la entidad de generar valor a largo plazo”, señala el presidente de CaixaBank.

Jordi Gual resalta  que las políticas económicas que se han implementado ante la crisis del coronavirus van en la dirección correcta, pero también reclama que “la situación actual merece, además, un esfuerzo fiscal coordinado y sustancial en Europa”.

Gual avisa que “para evitar la distorsión del mercado único”, son necesarios mecanismos que permitan compartir los gastos derivados de la pandemia entre los Estados miembros.

En ese sentido, aplaude la iniciativa del presidente francés, Emmanuel Macron, y de la canciller alemana, Angela Merkel, de crear un fondo de 500.000 millones € destinado a las regiones y sectores más afectados por la pandemia de Covid-19: “Es muy positivo y deseable que saliera adelante”.

Sobre el papel del Banco Central Europeo (BCE), destaca la contundencia de su respuesta con programas de compras de deuda pública, inyecciones de liquidez al sistema financiero y la relajación de los requisitos prudenciales.

Días atrás, Caixabank lanzó un servicio de gestión discrecional pasiva para sus clientes de banca privada. Smart Allocation, que tendrá un coste del 0,7% y una inversión mínima inicial de 6.000 euros, utilizará los mismos fondos indexados que utiliza Smart Money, pero aplicando un algoritmo que tratará de adelantarse a los movimientos del mercado para optimizar los pesos en renta variable, como el ciclo económico, el valor relativo entre los activos y las tendencias a corto plazo en los precios, según explica la entidad en una nota de prensa.

Mientras que en Smart Money, que cuenta con 5 tipos de carteras con una inversión mínima de 500 euros, los pesos en renta variable se ajustan en función del perfil de riesgo, en Smart Allocation, dada la clase de cliente al que se dirige, tratará de mejorar el rendimiento a medio plazo en función de los mercados. De esta forma, salen tres categorías para Smart Allocation: Tranquilidad, con un máximo de 30% en renta variable y un horizonte temporal de años; Patrimonio (máximo de 60% en renta variable, de 4 a 6 años) e Inversión (máximo de 100% en renta variable, con un horizonte superior a 6 años).

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados