Cajamar adelanta la prestación por desempleo de sus clientes

Comment Off

Cajamar adelanta la prestación por desempleo de sus clientes

Cajamar ha anunciado que adelantará, nuevamente, a sus clientes la percepción de la prestación por desempleo al día 4 de mayo, una semana antes sobre la fecha habitual.

La entidad ha adoptado esta medida, que puso en marcha el mes pasado, con el fin de ayudar a mitigar los efectos de la crisis del coronavirus y contribuir a que las disposiciones de efectivo que sean necesarias se realicen de manera escalonada.

Asimismo, este mes de mayo será el primero en el que los clientes que hayan perdido su puesto de trabajo como consecuencia de un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) recibirán su prestación. Su abono también será anticipado sin coste alguno.

De este modo, para que no tengan que esperar a que concluya el procedimiento del expediente, cuya duración puede prolongarse hasta dos o tres meses, los trabajadores que sean clientes del Grupo Cooperativo Cajamar y que tuvieran su nómina domiciliada, podrán acogerse a un anticipo de hasta 1.500 euros de la prestación mientras se regulariza la percepción de la misma en su cuenta.

Esta medida se suma a otras iniciativas anunciadas durante las últimas semanas, como la moratoria hipotecaria, el aplazamiento sin coste de rentas de alquiler de activos adjudicados, la emisión de tarjetas sin comisión o la posibilidad de disponer de dinero en cajeros ajenos a la red de Cajamar de forma gratuita.

La banca cooperativa Cajamar también está desarrollando una gran actividad en la gestión de la crisis COVID-19 contribuyendo a la financiación de la economía real en su territorio de actuación, ayudando a empresas, pymes, autónomos y familias conforme a la misión, los principios y valores de las cooperativas de crédito integradas en su grupo financiero.

Cajamar implementó líneas especiales de préstamos personales para aliviar las necesidades de liquidez de sus clientes al objeto de que pudiesen gestionar y garantizar el pago de facturas, salarios, necesidades de circulante u otras necesidades de liquidez, incluidas las derivadas de vencimientos de obligaciones tributarias o financieras.

Estos préstamos, con condiciones especiales, permiten disponer de una carencia de capital de hasta un año y un plazo de amortización de hasta 5 años.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados