Novo Banco reduce sus pérdidas

Comment Off

Novo Banco reduce sus pérdidas

Novo Banco, entidad creada tras la quiebra del Banco Espírito Santo (BES), ha reducido sus pérdidas hasta los 231,2 millones de euros en el primer semestre del año, un 20% menos respecto a los números rojos del mismo periodo de 2017.

A través de un comunicado remitido a la Comisión del Mercado de Valores Mobiliarios (CMVM) lusa, el banco precisó que los resultados del segundo trimestre se vieron afectados por cuestiones fiscales y por la emisión de obligaciones subordinadas. Sin estos dos factores, Novo Banco habría presentado unas pérdidas de 121,2 millones de euros.

Aun así, el consejero delegado de la entidad, António Ramalho, indicó que los resultados están “en línea” con el plan de negocios y recordó que “la reestructuración del banco todavía va a exigir tiempo y dinero”.

El margen financiero -que mide la diferencia entre los intereses cobrados por los créditos y los pagados por los depósitos- se redujo un 4,1%, hasta 202 millones, y el producto bancario -equivalente a los ingresos de la entidad- se situó en 361,1 millones, un 1,6% menos.

Los costes operativos disminuyeron el 7,9%, hasta los 244,2 millones, y el resultado antes de impuestos fue negativo en 146,8 millones, un 39,3% mejor que hace un año. El nivel de provisiones se redujo hasta los 248,4 millones, un 40% menos que el año anterior, de los que unos 200 millones fueron para crédito.

El banco cerró junio con 29.240 millones en depósitos, el 15% más que en junio de 2017, y el crédito en riesgo se redujo hasta el 28,7% del crédito total concedido. En términos de solvencia, Novo Banco presenta un ratio Common Equity Tier I del 13,5%, siete décimas por encima del que tenía en diciembre del año pasado.

En el último año, la plantilla del grupo se ha reducido en 366 trabajadores y ahora cuenta con 5.340 empleados, repartidos en 443 sucursales (se cerraron 32 oficinas en los últimos doce meses).

Novo Banco nació en agosto de 2014 tras la quiebra del BES y fue recapitalizado entonces con 4.900 millones. El año pasado, el 75% de la entidad fue vendida al fondo estadounidense Lone Star, y el Estado de Portugal mantuvo el 25% restante a través del Fondo de Resolución, un organismo público financiado con aportaciones de los bancos lusos.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados