Laboral Kutxa aumenta su beneficio hasta los 121,4 millones

Comment Off

Laboral Kutxa aumenta su beneficio hasta los 121,4 millones

Durante su Asamblea General Ordinaria, Laboral Kutxa ha aprobado las cuentas anuales relativas al ejercicio 2017, que arrojaron un beneficio de 121,4 millones de euros, un nivel de solvencia CET1 del 18,14% y una tasa de morosidad del 5,09%.

Julio Gallastegui, director general de Laboral Kutxa destacó el mérito de los resultados obtenidos en el pasado año. A pesar de la dificultad para generar negocio típicamente bancario por la extraordinaria situación de tipos de interés, Laboral Kutxa logró 121,4 millones de euros de beneficio después de impuestos, lo que supuso un incremento del 9,1% respecto a 2016.

En un entorno competitivo donde una de las principales preocupaciones de la banca es recuperar las cotas de rentabilidad perdidas durante la crisis, la cooperativa de crédito vasca mejoró su rentabilidad en relación a sus recursos propios (ROE), que se elevaron hasta un 7,53%. Gallastegui también señaló otros elementos ilustrativos del buen estado de salud de la entidad, como la baja ratio de morosidad con la que la cooperativa cerró el ejercicio, 5,09%; los altos niveles de liquidez, LTD 78,1%; y la gran fortaleza medida en términos de solvencia, con un CET1 que se sitúa en un destacado 18,14%.

Laboral Kutxa ha precisado que los recursos intermediados crecieron un 5%, con un 10% de incremento en las figuras fuera de balance. La inversión crediticia, por su parte, comenzó a marcar un cambio de tendencia definitiva, apoyada en las importantes subidas en las formalizaciones de créditos registradas, el crédito hipotecario concedido para la compra de vivienda ha aumentado un 10,2% y las formalizaciones con destino mercantil un 12,5%.

Txomin García, presidente de Laboral Kutxa, enumeró algunos de los principales retos estratégicos a los que se debe enfrentar la entidad y reveló cuáles deberán ser las claves para afrontarlos con plenas garantías.

En su alocución, García dibujó un entorno bancario sometido a una gran presión regulatoria que encarece las exigencias de capital, al que se añaden nuevos hitos normativos que tendrán especial incidencia en el futuro inmediato, como la ley de protección de datos, la directiva PSD2, la nueva Ley Reguladora de los Contratos de Crédito Inmobiliario y otros elementos de reporte, relacionados con la información para el control de riesgos que las entidades deben facilitar a los organismos supervisores, como el Informe de Autoevaluación del Capital y Liquidez (IACL) y relativos al apetito al riesgo (RAF y RAS).

Laboral Kutxa ha adecuado sus estructuras y procesos para cumplir con todas las exigencias.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados