Banco Santander apalanca su crecimiento en Latinoamérica

Comment Off

Banco Santander apalanca su crecimiento en Latinoamérica

 

La presencia de Banco Santander en América se ha convertido en una pieza clave a medio y largo plazo en lo que a crecimiento se refiere.

Actualmente, América representa un 55% de los resultados del grupo, de los que sólo Brasil supone el 29%. En global, la región sumó 2.850 millones de euros al beneficio ordinario atribuido de Banco Santander en el primer semestre del año. Además, el proceso de transformación comercial y digital emprendido por la entidad ha calado en la región, donde el banco cuenta con 20,8 millones de clientes digitales, un 17% más que al cierre de 2018.

Norteamérica, que incluye Estados Unidos (Santander Bank y Santander Consumer USA) y México, aporta 889 millones, un 17% del total. La estrategia de Banco Santander en estos mercados está centrada en mejorar la red de distribución y el desarrollo de los canales digitales para atraer y vincular nuevos clientes.

Una de las pruebas más recientes de la confianza del Banco Santander en el continente americano ha sido la oferta para aumentar su peso en el capital social de su filial mexicana, donde tras la operación ha elevado su participación al 91,65%, lo que redobla su apuesta por el país.

“Creemos en México, en el potencial de su sector financiero, y de Santander México, que es uno de los bancos líderes en el país”, afirmó Ana Botín, presidenta de Banco Santander.

Sudamérica, con un beneficio de 1.961 millones de euros, representa un 38% del beneficio del grupo. De esta cifra, sólo Brasil suma 1.482 millones. Fuentes de la entidad señalan que el foco está puesto en “acelerar el crecimiento rentable y liderar la industria financiera minorista”, para lo que contemplan potenciar una red regional más conectada y exportar los negocios de éxito a los distintos países, como la financiación de automóviles en Brasil, el modelo de financiación de bienes y servicios de Uruguay o el comercio electrónico.

Con una población de 600 millones de personas, de la que un tercio aún no está bancarizada, y una clase media en constante expansión, esta región es una clara oportunidad y un potente trampolín para el crecimiento a medio plazo del banco.

El consejero delegado de la entidad, José Antonio Álvarez, se ha referido a la apuesta por el mercado Latinoamericano recientemente al asegurar que la región es “una magnífica opción de inversión” y que tiene “ganas de progresar y mejorar”. Álvarez recordó que la mejora institucional de los últimos veinte años es “evidente”, lo que la ha convertido en una zona con unas posibilidades de inversión “inmensas” para poder seguir desarrollándose y creciendo.

Por su parte, Ana Botín afirma que Santander “es un banco latinoamericano, lo que nos da una oportunidad única de crecimiento estructural”.

En opinión de Botín, “el tamaño de la población no bancarizada o desatendida financieramente en países como Brasil o México contribuirá al crecimiento del grupo, aportando valor al accionista mediante la generación de beneficios mientras cumplimos nuestro propósito como banco. La actividad bancaria debería aumentar debido a los cambios demográficos y al creciente número de personas que demandan cada vez más servicios financieros. El PIB de los países crece a mayor ritmo cuando aumenta la proporción de personas de 25 a 35 años, ya que es el rango de edad más productivo, tanto en términos de ingresos como de consumo. Esto fue lo que ocurrió en Estados Unidos con los baby boomers, y es lo que ha sucedido en España durante los últimos 30 años. Hoy en día, esta es la realidad en los países latinoamericanos, cuya media de edad es de alrededor de 30 años. En los mercados en los que operamos en la región, viven más de 400 millones de personas”.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados