BdE considera “primordial” cumplir los objetivos de deuda

No Comentado

BdE considera "primordial" cumplir los objetivos de deuda

BdE, organismo gobernado por Luis María Linde, considera “primordial” cumplir los objetivos de deuda fijados en el Programa de Estabilidad para afianzar la credibilidad en el proceso de consolidación y reconducir la senda del endeudamiento hacia niveles “más moderados”.

En el boletín económico correspondiente a los meses de julio y agosto, la institución recuerda que el programa permitirá estabilizar la deuda pública en el entorno del 100% en 2016, para comenzar a reducirse con posterioridad.

La consecución de estos objetivos, según el Banco de España, requiere “un esfuerzo de magnitud considerable”, pero su cumplimiento “estricto” es primordial para afianzar la credibilidad sobre el proceso de consolidación fiscal que está llevando a cabo el Gobierno.

El banco emisor repasa la crisis económica y financiera, que ha provocado una dinámica expansiva de los niveles de endeudamiento público de los principales países desarrollados, que aún persiste. “España no ha sido ajena a este proceso”, señala, tras recordar que el ratio de deuda alcanzó el 84% en 2012.

Según el supervisor, los “persistentes y elevados” déficits primarios acumulados durante el periodo son el principal factor explicativo de este deterioro, al que también ha contribuido, aunque en menor medida, la carga de intereses.

Además, la puesta en marcha de los distintos fondos estatales para el pago a proveedores de las comunidades autónomas y las corporaciones locales, los recursos destinados al proceso de reestructuración del sistema financiero y las contribuciones a los mecanismos de rescate europeos han incrementado la deuda.

Según el Banco de España, la puesta en marcha de estos fondos forma parte del denominado “ajuste déficit-deuda”, que supone el desarrollo de operaciones financieras de diversa naturaleza en las que se han debido involucrar las administraciones públicas para paliar los fallos del mercado y afrontar procesos de recapitalización de las entidades.

En concreto, el valor de este “ajuste déficit-deuda” se mantuvo en 2008 y 2009 en torno a su promedio histórico (0,7% del PIB), pasó a presentar valores negativos en 2010 y 2011 y contribuyó a elevar la deuda en un 3,4% del PIB en 2012.

Entre las principales operaciones dentro de estos ajustes, se encuentra el diseño del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) como instrumento para sanear y reestructurar entidades españolas en dificultades a través de una actividad que genera consecuencias tanto el déficit como en la deuda.

Así, las intervenciones realizadas por el FROB tuvieron un efecto en el déficit de 5.136 millones en 2011 y de 38.343 millones en 2012. En la deuda, el impacto fue de 9.750 millones en 2009, 2.809 millones en 2011 y 6.369 millones en 2012. De esta forma, se podría decir que las intervenciones del FROB han elevado la deuda pública en casi 19.000 millones de euros.

El Fondo para la Financiación de Pago a Proveedores (FFPP), que dispuso de recursos por valor de 27.781 millones, también incrementó la deuda según el procedimiento de déficit excesivo, igual que el Fondo de Amortización de Déficit Eléctrico (FADE), que realizó emisiones por un importe de 15.800 millones y elevó la ratio de deuda en un 1,5%.

A nivel europeo, se diseñó el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) para emitir bonos y otros instrumentos de deuda en los mercados de capitales para proporcionar asistencia financiera a países con problemas. Las emisiones se imputaron a los estados miembros que actuaban como garantes, lo que tenía impacto en sus niveles de deuda. En concreto, según el Banco de España, supuso un incremento de deuda de 17.892 millones en el periodo 2010-2012.

El FEEF fue sustituido posteriormente por el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), que se diseñó como una unidad institucional y sólo eleva la deuda de los países que lo financian cuando estos tienen que emitir deuda para financiar su participación. España participó con 3.809 millones a cierre de 2012, el 0,4% del PIB.

En total y si se tienen también en cuenta los préstamos bilaterales a Grecia a través del Fondo de Apoyo a la República Helénica, el Banco de España asegura que la participación de España en estos mecanismos de ayuda ha supuesto un incremento de la deuda de cerca de 2,7 puntos del PIB.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)