Novo Banco pierde 419,2 millones hasta septiembre

No Comentado

Novo Banco pierde 419,2 millones hasta septiembre

Novo Banco, creado a partir de los activos saludables del intervenido Banco Espírito Santo (BES), registró pérdidas por valor de 419,2 millones de euros en los primeros nueve meses del año, un 8,9 % más que en el mismo período de 2016.

En un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CMVM) portuguesa, la entidad financiera atribuyó estos resultados a la reducción del margen financiero por un menor apalancamiento.

El producto bancario -equivalente a los ingresos de la entidad- descendió hasta los 516,9 millones, un 13,5 %, mientras que los costes operativos también bajaron un 12,4 % hasta los 394,2 millones.

Por ello, el resultado antes de impuestos fue negativo en 355,6 millones, pérdidas un 34,7 % menores que un año antes.

La entidad cerró los tres primeros trimestres del año con 25.445 millones de euros en depósitos, 304 más que en 2016, y el crédito en riesgo se redujo un 6,5 % respecto al cierre de 2016, hasta los 8.078 millones de euros.

En términos de solvencia, la entidad presenta un ratio Common Equity Tier I del 10,9 %, casi un punto y medio inferior al que anunciaba en diciembre del año pasado.

Novo Banco fue creado en agosto de 2014 con los activos “saludables” del BES y, en el momento de su nacimiento, fue recapitalizado con un crédito público de 3.900 millones y otros 1.000 millones procedentes del resto de bancos lusos.

En marzo de 2017, el Ejecutivo luso anunció que había firmado un acuerdo para su venta al fondo de inversión en acciones estadounidense Lone Star, con medidas de ayuda pública de contingencia.

Lone Star negoció la inyección de 1.000 millones de euros de capital en el Novo Banco y se comprometió a implementar una reestructuración en profundidad de la entidad.

El mes pasado, la CE dio luz verde al plan de reestructuración y a la asistencia portuguesa para la venta del Novo Banco, lo que completa la resolución de 2014 del BES.

Esta decisión permitirá al nuevo propietario de la entidad iniciar su plan de reestructuración para garantizar su viabilidad a largo plazo, a la vez que se limitan las distorsiones a la competencia.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)