BBVA desea ser accionista del banco malo

No Comentado

bbva

BBVA, entidad presidida por Francisco González, ante el escaso interés que previsiblemente despertará el banco malo entre inversores internacionales, está dispuesto a participar en su capital. Su presidente reiteró su voluntad de pujar por firmas nacionalizadas y estimó que serán necesarios 60.000 millones de Europa para reflotar la banca.

Poco a poco, el banco malo cobra forma y las principales entidades financieras españolas se posicionan en torno a esta sociedad que deberá dar salida a los activos tóxicos que hoy lastran los balances bancarios. BBVA, segundo banco del país, ha sido de los primeros en mover ficha. El segundo banco español se mostró ayer dispuesto a participar en el capital de la citada gestora. “El capital internacional no va a entrar fácilmente en el accionariado del banco malo”, señaló Francisco González, presidente de BBVA. “En cambio, nosotros estamos abiertos. Conocemos mejor el país y tenemos un mayor sentido de la realidad”, explicó en el Foro Abc patrocinado por Deloitte.

El banquero reconoció que la entidad que dirige podría convertirse en accionista de la sociedad gestora de activos bien con inyecciones directas de capital o por medio de la aportación de activos, que pueden ser inmuebles o préstamos a promotores.

Fuentes sectoriales explican que Banco Sabadell sí estaría interesado en tomar una participación. Otras entidades de peso, como Santander o La Caixa, no se han pronunciado aún. Mientras, Popular se desmarcó ayer de la iniciativa. Su presidente, Ángel Ron, dijo en Barcelona que su grupo no tiene el mínimo interés en participar en el banco malo y no le transferirá activos.

Las entidades que reciban ayudas públicas tienen obligación de traspasar sus activos tóxicos a la gestora estatal, pero no se le exigirá esto a los grupos superen el examen de resistencia que en breve dará a conocer Oliver Wyman. El banco malo tendrá 15 años para vender los activos. González estimó que el coste del rescate bancario será el que prevé el Gobierno: unos 60.000 millones de euros provenientes de Europa más los 19.000 millones que ha emitido el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria.

Durante su intervención en Madrid, Francisco González reiteró el interés de su entidad en hacerse con firmas nacionalizadas. BBVA ya ganó la puja por Unnim y ahora su vista podría estar puesta en firmas como Catalunya Caixa o Novagalicia. “Será inevitable que participemos en otra operación y lo haremos con mucho gusto”, afirmó.

El ejecutivo predijo que las fusiones bancarias continuarán hasta 2015. Como resultado, quedará un ecosistema dominado por dos campeones globales y otro nacional (velada referencia a Santander, BBVA y La Caixa) que coexistirán con dos o tres firmas medianas y cuatro o cinco de menor tamaño. González descartó así que Bankia -entidad que dirige su otrora mano derecha, José Ignacio Goirigolzarri- permanezca entre los grandes.

El responsable de BBVA aprovechó su discurso público para atacar la política comercial de algunas entidades reflotadas con capital público, a las que acusó de “competencia desleal” por las generosas ofertas en depósitos que hacen para captar fondos minoristas.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)