Credit Suisse ajusta su previsión de recesión para Venezuela al -12,5%

Comment Off

Credit Suisse ajusta su previsión de recesión para Venezuela al -12,5%

Credit Suisse ha ajustado su previsión de recesión para Venezuela al -12,5% en 2020, desde un pronóstico anterior del -8,5%, debido al impacto económico de la pandemia del coronavirus, en un contexto marcado por una crisis generalizada y la caída de los precios del petróleo.

Un punto grave del análisis prospectivo de la institución es que prevé que se registre otra importante disminución del consumo que va a anular la ligera mejora en la tendencia reportada a finales de 2019 y enero de este año.

Credit Suisse ha advertido de que “asumimos que el entorno de precios bajos socavará la producción de petróleo, lo que pondría punto final a una breve estabilización de los niveles de extracción desde finales de 2019. En medio de esto, la estrategia del gobierno probablemente continuará reduciendo las importaciones tanto como sea posible”.

Asimismo, ha agregado que “las autoridades venezolanas han impuesto una cuarentena nacional, cierres de fronteras y la cancelación de vuelos entrantes a Venezuela. De hecho, el gobierno ha suspendido la venta de gasolina en ciertas regiones, como medida para evitar la movilidad y la concentración de personas. Sin embargo, las terribles condiciones del sistema de salud venezolano plantean grandes preocupaciones sobre los efectos negativos que el virus podría tener en las personas más vulnerables”.

Por otro lado, la entidad financiera prevé una caída del PIB en América Latina de -1,5%, excluyendo a Venezuela; sin embargo, este pronóstico es más optimista que el del Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha situado la contracción regional en -2%.

Los analistas de Credit Suisse creen que México y Argentina son los países que tendrán los peores resultados -siempre con la exclusión de Venezuela- de la crisis del coronavirus y el debilitamiento de precios de materias primas, como el petróleo. México podría soportar una caída de -4%, mientras que Argentina enfrentaría el -2,6% del PIB.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados