Banco de España comunica necesidades de capital

No Comentado

banco de España

El Banco de España y los representantes de la consultora Oliver Wyman iniciaron ayer la ronda para comunicar a los 14 grupos financieros los resultados de su auditoria. Fuentes financieras explicaron que el Banco de España otorgó un cierto derecho de réplica a las entidades para matizar las cifras del análisis pero sin que afecte a los grandes números.

Hoy está previsto que se celebren el resto de las reuniones con las entidades, de tal forma que los bancos tendrán de tiempo hasta la publicación oficial de los datos el próximo viernes 28 para tomar decisiones corporativas. No se descarta que, una vez conocidas las cifras, puedan informar de nuevas fusiones o se rompan algunas de las anunciadas justo antes de que se decidiera este nuevo examen a la banca.

Fuentes financieras señalaron ayer que pese a que está decidida la fecha de publicación de los resultados de la banca, no está claro cómo se presentarán: si como una suma de las hipotéticas pérdidas esperadas o como necesidades de capital. Oliver Wyman ha hecho unas proyecciones sobre qué sucedería con cada banco si el escenario económico fuera muy adverso. Como consecuencia de ese análisis, se configurarán cuatro grandes grupos: las entidades que están limpias y superarían el escenario más adverso, grupo en el que figurarían el Santander, el BBVA, La Caixa y el Sabadell, las que necesitan recapitalizarse pero pueden hacerlo por ellas mismas, las que no y las nacionalizadas. Este último grupo está formado por Bankia, Catalunya Caixa, Novagalicia y Banco de Valencia.

Fuentes financieras explicaron ayer que, fruto del análisis, algunas entidades pueden quedar situadas en el grupo que no puede recapitalizarse por sí mismo como consecuencia de las fusiones anunciadas. Esos bancos podrían optar por no seguir adelante con la unión para salvar su independencia. Las principales fusiones anunciadas pero que están en suspenso hasta que se sepa cuáles son sus necesidades de capital son Unicaja-Banco Ceiss e Ibercaja-Liberbank. Por lo tanto, a la vista de los resultados elaborados por Oliver Wyman, a Unicaja o a Ibercaja quizá les pueda interesar seguir en solitario.

De hecho, a partir del viernes día 28 las entidades que tengan déficit de capital y deban recapitalizarse dispondrán de dos semanas para presentar un plan de futuro al Banco de España. Es por eso que se espera que se desate nuevamente una intensa ronda de negociaciones.

Obviamente, los grandes son los que tienen las opciones de liderar fusiones con entidades que necesitan recapitalizarse. Capítulo aparte son los bancos nacionalizados o controlados por el Estado. En ese caso, las entidades deberán colocar en el banco malo que está diseñando el Gobierno los activos tóxicos que tengan en sus balances. Esencialmente esos activos son pisos, casas y solares que se han adjudicado de clientes que no podían pagar sus hipotecas. Una vez los inmuebles pasen al banco malo, la entidad en cuestión quedará saneada. En ese momento se determinará si la entidad es viable o no. Si no lo es será liquidada, lo que implicará su venta.

En el caso de que la entidad se demuestre que es viable y que puede ganar dinero sin el lastre de los activos tóxicos, será subastada. Ese es el diseño inicial del ministerio y del Banco de España, si bien puede modificarse en las próximas semanas.

Además de los bancos nacionalizados, las entidades que necesiten ser recapitalizadas también podrán vender sus activos inmobiliarios al banco malo para sanear su situación.

La valoración de esos activos inmobiliarios que pasarán al banco malo se hará sobre la base del informe de Oliver Wyman, que ayer comenzó a comunicarse a las entidades financieras.

El volumen global de necesidades de recapitalización de la banca española que ha salido del trabajo de campo ronda los 60.000 millones de euros. Es la misma cifra que ya facilitó la consultora de manera preliminar en julio en una primera estimación.

Durante las últimas semanas, la consultora ha recabado información directa de las entidades sobre, por ejemplo, el detalle del plan de cierres de oficinas, de reducción de plantilla, de desinversiones previstas para el periodo 2012-2014 y de clasificación de créditos. El objetivo era conocer el impacto que tendría el desarrollo de ese plan de negocio en la cuenta de pérdidas y ganancias de las entidades.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)