Bankia obtiene un 80% menos por acción

No Comentado

accionistas bankia

Bankia, entidad presidida por Jose Ignacio Goirigolzarri, cumple su primer año desde su salida en Bolsa con una caída desde su debut cercana al 80% y con miles de accionistas, en su mayoría clientes, atrapados porque se resisten a desprenderse de los títulos a un precio tan bajo.

La acción de Bankia comenzó su andadura a 3,75 euros y ahora apenas vale 0,67. La entidad, en manos del Estado y con un nuevo equipo gestor al frente, vive una situación bien diferente a la que imaginaba en su debut bursátil hace un año, y se enfrenta además a un futuro incierto, que pasará probablemente por un fuerte proceso de desinversiones y una reducción de su tamaño.

En un momento de gran inestabilidad, el gigante fruto de la fusión de Caja Madrid, Bancaja, La Caja de Canarias, Caixa Laietana y las de Ávila, Segovia y La Rioja saltó al parqué el 20 de junio de 2011 con 347.000 accionistas que confiaban en que su inversión se revalorizaría.

A pesar del desafortunado título de la campaña publicitaria “Queremos ser banqueros”, Bankia logró atraer a miles de clientes dispuestos a invertir un mínimo de 1.000 euros en una entidad que presumía de tener su estrategia de futuro muy clara.

Además, jugaba a su favor que debutaba con un descuento del 60% sobre su valor en libros, avalado por la auditora Deloitte, la misma que meses después cuestionó los números de la entidad.

Tras el toque de campana de hace un año, el ex vicepresidente del Gobierno y primer ejecutivo de Bankia, Rodrigo Rato, auguraba que sería una “inversión sólida” que permitiría a los accionistas, que apostaron una media de 7.000 euros, sentirse “muy satisfechos”.

Pero la desconfianza hacia España y su banca tras el estallido de la burbuja inmobiliaria alejaban con el tiempo a la entidad de los 3,75 euros en los que empezó a cambiarse en la Plaza de la Lealtad.

En cualquier caso, el acceso al mercado de renta variable le permitió reforzar su patrimonio en más de 3.000 millones, avanzar en su profesionalización y transparencia, y afianzar su idea de que podía seguir en solitario.

A juicio de algunos de sus principales competidores, una gran ilusión para una entidad a la que veían agonizar incluso antes de que el nuevo Gobierno, del mismo signo político que Rato, impusiera mayores provisiones al sector.

 

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter