BBVA coloca un bono verde estructurado para Mapfre

Comment Off

BBVA coloca un bono verde estructurado para Mapfre

BBVA ha emitido para Mapfre el primer bono verde estructurado utilizando tecnología blockchain para la negociación de sus términos y condiciones, en el que la aseguradora ha invertido 35 millones de euros a un plazo de seis años, según ha informado en un comunicado.

La rentabilidad de este activo, cuya particularidad es su doble carácter sostenible y tecnológico, está ligada a la evolución del tipo ‘swap’ del euro a cinco años.

Los fondos serán destinados a financiar proyectos verdes bajo el marco de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de BBVA, mientras que la negociación de los términos de la emisión del bono se ha realizado a través de la plataforma de ‘blockchain‘ desarrollada internamente en BBVA.

Los bonos estructurados son activos negociables con un vencimiento determinado y una rentabilidad ligada al comportamiento de un tipo de interés, acción, índice o tipo de cambio diseñado según las necesidades de rentabilidad, plazos y riesgos del inversor.

Esta colocación “contribuye a diversificar” la cartera de inversiones de la aseguradora, y lo hace mediante un producto “innovador y sostenible”, dos atributos que están “plenamente identificados” con la política de inversiones de la empresa, según ha explicado el responsable de la gestión de la cartera de valores de Mapfre, José Luis Jiménez.

De su lado, BBVA reafirma su “sólido” compromiso con la financiación sostenible y su apuesta por las nuevas tecnologías. “La aplicación de la tecnología DLT en esta transacción nos ha permitido simplificar los procesos y agilizar los tiempos de negociación de cara a buscar la excelencia en el servicio al cliente”, ha asegurado el responsable global de ventas del banco, Juan Garat.

BBVA emitirá bonos contingentes convertibles, denominado cocos o capital adicional de máxima calidad (AT1) a lo largo de este año para sustituir los 1.500 millones que amortizará el 19 de febrero y que pagan un cupón del 7%, según acordó en su consejo de administración del 31 de enero.

El importe no tiene por qué ser exactamente ese. Aunque las colocaciones habituales son de entre 1.000 y 1.500 millones, también realizó una por 500 en mayo de 2017. El banco no tiene prisa por emitir, pues cuenta con un porcentaje actual de AT1 sobre sus activos ponderados por riesgo (APR) del 1,57% una vez descontado el efecto de la eliminación de los cocos mencionados. El BCE sitúa el colchón computable de AT1 en el 1,5%.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados