Fitch baja la nota a Bankia y mantiene la de NCG, Liberbank y BMN

No Comentado

 Fitch baja la nota a Bankia y mantiene la de NCG, Liberbank y BMN

La agencia de calificación crediticia Fitch ha bajado la nota a Bankia de ‘BBB’ a ‘BBB-‘, y mantiene la de ‘BB+’  para NCG, Liberbank y BMN, si bien con perspectiva ‘negativa’ en todos los casos.

En el caso de NCG Banco, como señala la propia entidad en un comunicado, la agencia mejora la perspectiva, que pasa a ‘negativa’ desde ‘vigilancia negativa’. La entidad apunta que se mantiene el ‘rating’ a largo plazo en ‘BB’, el de corto plazo en ‘B’ y el de viabilidad en ‘b’.

Además, Fitch “destaca el buen comportamiento, mejor de lo esperado”, de la entidad en la captación de depósitos y el “menor impacto experimentado en el negocio por el proceso de reestructuración que vive el banco”. Subraya también “la importancia” de NCG en su región ‘core’ –su ámbito tradicional de actividad–.

La agencia avisa de que el ‘rating’ de NCG se puede ver afectado por las condiciones económicas del país y el proceso de venta del propio banco. La entidad destaca que en abril Fitch subió seis escalones el ‘rating’ de viabilidad y también Standard and Poor’s elevó dos escalones el perfil crediticio del banco y situó en ‘BB-‘ la calificación crediticia a largo plazo.

Fitch alerta de que el rating de NCG Banco es sensible a los cambios de propietarios que puede sufrir la entidad, cuyo proceso de subasta acaba de arrancar. “El rating podría ser revisado al alza si el banco se vende a una entidad financiera con mayor calificación. Sin embargo, podría tener efectos negativos si se vende a un socio más débil”, afirma la agencia, que también alerta de que una subasta desierta o un retraso en la venta también tendría consecuencias negativas.

La agencia de calificación ha señalado que el recorte aplicado a Bankia se debe a que su marca se ha debilitado, y a que la entidad se encuentra todavía inmersa en un proceso de reestructuración a gran escala impuesto por Bruselas.

Añade además que Bankia, siendo el cuarto mayor banco español, ha disminuido su tamaño en comparación con las tres entidades que la preceden, que han expandido su negocio. En opinión de Fitch, esto hace que se reduzca la voluntad de las autoridades para ayudar al banco que preside José Ignacio Goirigolzarri en caso de necesitarlo.

No obstante, Fitch destaca que Bankia aún conserva una “alta probabilidad” de apoyo por parte del Estado, debido a su magnitud e importancia sistémica, con una cuota de mercado de depósitos de casi el 100%. En este sentido, subraya que su marca sigue siendo “significativamente mayor” a la que poseen los grandes bancos españoles de segundo nivel.

En cuanto a BMN, NCG y Liberbank, la agencia de calificación reconoce la importancia de estas entidades en sus regiones centrales. En el caso de BMN, Fitch ha observado que el impacto de su reestructuración ha sido menor de lo esperado y ha puesto de manifiesto la disposición teórica por parte del Fondo de Reestructración Ordenada Bancaria (FROB) de realizar cualquier tipo de apoyo si fuera necesario, como también ocurriría en el caso de Bankia.

Por otra parte, advierte de que los ratings de BMN, Bankia, Liberbank y NCG podrían rebajarse en el caso de que sus marcos estratégicos fueran revisados a la baja, algo que se vería afectado por un mayor debilitamiento de la marca o por una posible rebaja en la calificación a España. Esto limitaría la voluntad del Estado de proporcionar apoyo a estos bancos en el caso de que fuera necesario.

Para Fitch, la nota de estas entidades financieras puede verse afectada fácilmente por futuros cambios legales, regulatorios, políticos y económicos. En opinión de la agencia de calificación, si se reduce el apoyo del Estado a los bancos españoles, lo cual parece probable, el rating de estas entidades descendería.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)