El banco malo va tomando su forma definitiva

No Comentado

Luis de Guindos

El Gobierno se enfrenta a una cuenta atrás permanente de aquí a final de año para cumplir con los principales requisitos que impuso Bruselas para el rescate financiero.

La clave de bóveda de estas condiciones reside en el banco malo, que aglutinará los activos problemáticos de las entidades que reciban ayudas para que éstas se centren en lo que deben: el negocio bancario. Conscientes de la importancia, Economía ha dado un empujón al diseño de la sociedad de gestión de activos, como se conoce al banco malo. Ya se sabe el precio estimado que tendrán las viviendas que pasen a formar parte de la sociedad, que no será mucho menor del actual precio de mercado. Esta decisión supone un riesgo para los contribuyentes, ya que el banco malo podría entrar en pérdidas en el futuro, con el consecuente varapalo para las arcas públicas.

Además, el Gobierno ha optado por limitar el tipo de activos que entrarán en la sociedad, para que el coste no se dispare, lo que podría dejar desprotegidas a las entidades con problemas si la crisis se deteriora. Economía y Bruselas también contemplan abrir la puerta para que no todas las entidades con ayudas segreguen sus activos al banco malo, para limitar su tamaño y brindar más oportunidades a los grupos. Junto a estos puntos, es clave que Economía tenga lista cuanto antes la estructura administrativa de la entidad y no haya demoras. De esta forma se restablecerá la confianza hacia la banca, el primer paso hacia la recuperación del país.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)