Las antiguas cajas pagaron un 9% más de impuestos en 2018

Comment Off

 

Las antiguas cajas pagaron un 9% más de impuestos en 2018

Las entidades adheridas a la Confederación Española de Cajas de ahorro (CECA) pagaron impuestos por valor de 2.500 millones de euros en 2018, un 9% más que un año antes, y su contribución fiscal (que incluye también los tributos recaudados) ascendió a 4.997 millones de euros.

Por primera vez desde que se realizan los informes de contribución fiscal de CECA, los tributos soportados superaron en tres millones a los recaudados. Durante la presentación del estudio de 2018, CECA ha defendido que la contribución de las antiguas cajas se sitúa en niveles “muy razonables y equiparables a cualquier país europeo”.

El director de asesoría fiscal de CECA, Juan de Villota, ha explicado que, de cada 100 euros que ganan las entidades financieras adheridas a la patronal, 38 se destinan al pago de impuestos, lo que “dista de la realidad que se pretende trasladar del sector financiero” en cuanto a su contribución fiscal, que en el caso de CECA, además, se dirige a las arcas del Estado español, las CC.AA. y las administraciones forales, por su baja presencia internacional.

Los impuestos soportados, que son los que suponen un coste para las entidades y afectan directamente a la cuenta de resultados, crecieron un 9%, hasta 2.500 millones de euros, de los que el 39%, 974 millones (-4%), fueron contribuciones a la Seguridad Social.

Asimismo, el IVA soportado no recuperable ascendió a 603 millones y el Impuesto sobre los Depósitos de las Entidades de Crédito (IDEC) fue de 150 millones, un 6% por debajo de un año antes.

Según ha explicado De Villota, el sector financiero, al no repercutir el IVA sobre los productos que ofrece, no puede deducir el IVA que soporta en todos los bienes y servicios que adquiere, por lo que el sector asume la totalidad de este impuesto.

De su lado, el impuesto sobre beneficios que soporta el sector de las antiguas cajas se ha casi quintuplicado respecto a 2017, hasta 492 millones de euros, y la tributación autonómica y municipal ha supuesto un coste de 263 millones, un 21% menos, al estar vinculada a los activos inmobiliarios, en los que las entidades han reducido sus inversiones.

Respecto a los impuestos recaudados, que no son propios de las entidades de crédito sino que se recaudan de clientes y se trasladan a la Hacienda Pública, ascendieron a 2.497 millones en 2018, un 2% menos, destacando las aportaciones de los empleados a la Seguridad Social y Hacienda (-1% respecto a 2017), que representaron el 53% del total recaudado. Las retenciones sobre rentas de instrumentos financieros, de seguros y de pensiones descendieron un 9%, hasta 692 millones, y los tributos sobre ventas y servicios aumentaron un 10%, hasta 407 millones.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados