Funcas prevé una tasa negativa de la inflación el resto del año

Comment Off

Funcas prevé una tasa negativa de la inflación el resto del año

Funcas estima que el IPC se mantendrá en tasas negativas el resto del año, después de que en el mes de abril se situara en el -0,7%, debido a la evolución del precio del petróleo.

“La evolución del precio del petróleo por debajo de lo contemplado en el anterior escenario central de previsiones obliga a modificar la hipótesis de partida”, subraya Funcas a través de un comunicado. En el texto, la empresa también prevé tasas negativas hasta diciembre, cuando el IPC se elevaría hasta el 0,2%.

De esta forma, la tasa media anual será del -0,2% en 2020 y del 1% para 2021, frente al 0% y al 1,5% previsto en las previsiones anteriores de Funcas.

La tasa interanual de inflación cayó siete décimas en abril, hasta el -0,7%, tras un aumento mensual del 0,3%, inferior al registrado en el mismo mes del año pasado.

El descenso responde, según Funcas, a la caída de los precios de los productos energéticos, que en esta ocasión ha más que contrarrestado el aumento de la inflación en los alimentos.

La tasa de inflación de los alimentos no elaborados subió hasta el 6,9%, frente a la caída de la inflación en los productos energéticos hasta el -17,1%.

Semanas atrás, el servicio de estudio detalló que prevé que la economía española no recobre los niveles previos a la crisis del coronavirus hasta 2023. Según las previsiones, en 2020 el producto interior bruto retrocederá un 7%. Y en 2021 habrá un crecimiento muy robusto pero insuficiente para compensar todo lo perdido: un 5,4%.

Se tardará unos tres años en volver al punto de partida previo al Gran Confinamiento. Y esto implica que algunos sectores sufrirán un daño estructural en la producción y el empleo. “La pérdida de cerca de 100.000 empresas en marzo (un 7,4% del total) muestra que este es uno de los principales riesgos para el país”, subraya el documento.

De acuerdo con las estimaciones de Funcas, en 2020 se perderán unos 900.000 puestos de trabajo, y si se añaden los trabajadores afectados por ERTE, la pérdida de empleo alcanzará los 2,3 millones. El desempleo se disparará hasta el 18,8% –el 24,4% si se contabilizasen los empleados en ERTE–.

Al año siguiente, la tasa descenderá hasta el 17,1%, todavía unas cotas muy elevadas y que revelan que la salida de esta crisis no será rápida.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados