NCG comienza su segundo año de actividad

No Comentado

novagalicia banco

Novagalicia Banco, entidad presidida por Jose María Castellano, y primera entidad financiera de Galicia es hoy un banco. La entidad nacida hace 12 meses cuyo primer accionista es el Estado español, con más de un 90 %; tiene algo menos de un 7 %; y el resto del capital, inversores gallegos que decidieron apostar por este proyecto en el peor momento de la economía española.

En este tiempo la entidad ha cambiado de nombre, se le cayó la caixa del logotipo: de Novacaixagalicia a Novagalicia Banco. Ha dado una vuelta tremenda a su equipo directivo y consejo de administración, donde ya no queda rastro de los gerentes de las antiguas cajas, y ahora tiene a José María Castellano y César González-Bueno al frente. Ha reorganizado su división de participadas y vendido activos (Calvo es el mejor ejemplo).

Ha dividido su negocio entre el noroeste, que es rentable, y el resto, en pérdidas, dando origen a Evo Banco. Ha creado su propio banco malo interno, con 10.000 millones en activos inmobiliarios. Ha cerrado 307 oficinas y recortado plantilla en 1.400 empleados (hoy son menos de 6.000 trabajadores). Ha saneado su balance como nunca: 1.600 millones en el primer semestre de este 2012, y 2.000 del 2011.

Ha registrado, como consecuencia de lo anterior, pérdidas inéditas: 1.408 millones de enero a junio de este año; y 186 el pasado ejercicio. Ha entrado en una complicada dinámica judicial por las preferentes y las indemnizaciones. Y hasta ha pedido perdón por fallos del pasado, algo inédito en una entidad.

Es un resumen sucinto de 12 meses, un trabajo que en el sector financiero se ve con cierto asombro. «Está peleando lo indecible, pero lo tienen complicado»; «se están dejando el alma en este empeño, no cabe duda». Las frases son de dos ejecutivos de la competencia.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)