La banca pierde en Galicia 16.000 empleos

No Comentado

Desempleo

La transformación en el mundo de las finanzas, con la reducción de 45 a 12 cajas de ahorros (y convertidas todas en bancos), con una disminución de actores y un país a la espera del rescate bancario, ha propiciado que desde el 2009, hasta mediados de este 2012, el número de trabajadores del sector financiero (incluyendo también las aseguradoras) se haya reducido en más de 35.000 personas, 21.900 solo en las antiguas cajas, según datos de su patronal, la CECA.

Ese recorte de personal es de un 8 %. Pero hay alguna comunidad que supera esa media. La que más, Galicia. El proceso de reforma en el sector financiero ha supuesto la baja de casi 2.500 cotizantes adscritos al sector financiero en apenas 36 meses; solo Cantabria tiene unas cifras similares a las gallegas. Ha desaparecido prácticamente un 13 % (12,89 % en concreto) del empleo que había en la comunidad, principalmente a través de prejubilaciones de mayores de 54 años, pero también entre jóvenes a los que no se les renovaba el contrato para mejorar márgenes y eficiencia. Esas dos premisas, a las que se llega fundamentalmente con el adelgazamiento de la red comercial -cierre de oficinas- es una recomendación que lanzó en la primavera del 2009 el Banco de España, en previsión de lo que podía pasar y tras años de excesos de la banca -crecimiento anual del crédito de hasta el 20 %, apertura de oficinas para frenar a la competencia…- que no se controlaron.

¿Por qué está Galicia al frente? Hay tres motivos: la fusión gallega, con oficinas solapadas en 126 municipios (de los 315 existentes); la absorción del Pastor por el Popular, cuyas consecuencias laborales se empiezan a ver desde junio; y la fuerte concentración de entidades en este rincón del noroeste: en el 2009 había 33 firmas operativas, de las que más de la mitad han entrado en operaciones de fusión que han conllevado cierres de oficinas y, obviamente, recortes de empleo, en casi todos los casos a través de ERE pactados con los sindicatos. Esa presencia notable de entidades obedece a su vez a la histórica capacidad de ahorro de los gallegos. Pese a la crisis, aún tienen depositados 52.494 millones de euros en pasivo (depósitos) en los bancos.

Lo del impacto de la integración regional, sin embargo, admite otras lecturas. Comunidades con fusiones interregionales (Extremadura o Valencia) han registrado cifras también elevadas en la reducción de personal; y otras con alianzas internas (País Vasco o Cataluña) han resistido mejor.

Con los datos expuestos, el bancario es ya el cuarto sector en Galicia que más puestos de trabajo ha destruido desde el 2009, solo por detrás de la construcción (un 40 % menos de cotizantes hay ahora adscritos al ladrillo), el sector primario (un 19 % de reducción en el campo) y la industria (otro 16 %). «Y lo que nos espera es peor», admite José Ramón del Pliego, responsable de UGT en Novagalicia Banco, la primera entidad financiera de la comunidad. «Las perspectivas no son nada alentadoras», admite también Julián Valiente, de CCOO.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)