Novo Banco prevé que necesitará más ayudas

Comment Off

Novo Banco prevé que necesitará más ayudas

Novo Banco prevé que necesitará más ayudas por la crisis del coronavirus.

El presidente del banco, António Ramalho, ha señalado en una entrevista con el diario Jornal de Negócio que ante el “deterioro de la situación económica” anticipa que Novo Banco tendrá “necesidades de capital ligeramente complementarias”.

Posteriormente, la entidad financiera emitió un breve comunicado en el que aclaró que una “eventual nueva llamada de capital referente a la necesidad de 2020” se realizaría en 2021, “tras la aprobación de las cuentas auditadas”.

Esta posible nueva ayuda se ha planteado semanas después de que los apoyos al Novo Banco trajeran como consecuencia una fuerte polémica que llegó a poner en el punto de mira al ministro de Finanzas, Mário Centeno.

En mayo se dio a conocer que Centeno autorizó el pago de una nueva inyección de capital al Novo Banco antes de que se dieran a conocer los resultados de una auditoría realizada a la entidad heredera del quebrado Banco Espírito Santo (BES) sobre la gestión entre los años 2000 y 2018.

Esta ayuda se elevaba hasta los 1.037 millones de euros, de los cuales 850 millones de euros procedieron de un préstamo del Estado, y se divulgaba apenas días después de que el primer ministro, António Costa, asegurase que no habría más dinero para el banco hasta que se conociesen los resultados de la auditoría.

Los 1.037 millones de euros que ha recibido recientemente fueron solicitados por el Novo Banco a finales de febrero, después de las pérdidas de 1.059 millones reportadas en el año 2019.

Estos ingresos se solicitan al Fondo de Resolución. Cuando el Fondo no tiene capital suficiente para hacer frente a las ayudas, es complementado con un préstamo del Estado, que no puede superar los 850 millones de euros.

Novo Banco puede solicitar estas inyecciones a través del mecanismo de capital contingente, un instrumento incluido en el acuerdo de venta con el fondo estadounidense Lone Star -propietario del 75% restante de la entidad- y por el que en los dos últimos años ya recibió otros 1.942 millones.

Este mecanismo, que no puede superar los 3.890 millones, se puede activar cuando el valor de los activos problemáticos de la entidad heredados del BES baja de un determinado nivel o cuando los ratios del banco se puedan ver afectados.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados