Deutsche Bank descarta una próxima fusión

Comment Off

Deutsche Bank descarta una próxima fusión

Christian Sewing, el presidente de Deutsche Bank, primer banco comercial privado de Alemania, ha señalado en una entrevista en el diario alemán “Handelsblatt” que descarta una fusión con otro banco en los próximos tres años.

Preguntado por el peligro de que pueda ser adquirido por otro banco al convertirse en un banco más pequeño y estable, Sewing respondió que “si tenemos éxito, subirá también nuestra capitalización bursátil”.

“Entonces tenemos la posibilidad de tomar parte en una consolidación europea como socio o comprador, pero no pienso en ese tema en estos momentos. Ahora nos concentramos primero en aplicar nuestro plan”, añadió Sewing.

“No me quiero comprometer categóricamente, pero mi intención es aplicar ese plan de forma consecuente en los próximos tres años, aunque hemos visto con el Commerzbank que siempre puede surgir algo de nuevo”, según el presidente del Deutsche Bank.

DB ha anunciado que recortará 18.000 puestos de trabajo dentro del mayor plan de reestructuración de su historia, para intentar solventar las diversas dificultades que arrastra desde la crisis financiera del 2008.

“La reestructuración implicará una reducción de 18.000 puestos de trabajo a tiempo completo de aquí al 2022, para situar los efectivos en torno a 74.000 personas”, anunció el banco en un comunicado tras una reunión del Consejo de Vigilancia. Eso es casi una quinta parte de su actual plantilla.

La entidad prevé que así podrá reducir sus costes por valor de 6.000 millones de euros, y recuperar la rentabilidad, si bien el año pasado ya había suprimido 6.000 empleos. Pero el plan de reestructuración tendrá un coste de 7.400 millones de euros, y una pérdida neta de 2.800 millones de euros en el segundo trimestre del año, según previsiones del instituto.

El recorte en empleos cuenta con el beneplácito del Gobierno de coalición de conservadores y socialdemócratas. “Deutsche Bank juega en primera división y debe sentar las bases necesarias para que siga estando ahí”, declaró ayer el ministro de Economía, el democristiano Peter Altmaier, al tabloide Bild.

De resultas de todo esto, con toda probabilidad Deutsche Bank cerrará el 2019 con números rojos, tras haber logrado beneficios en el 2018. En efecto, aunque la entidad logró en el 2018 beneficios (fueron 341 millones) por primera vez tras tres años de pérdidas, seguía sufriendo los efectos de esos duros años y de las sanciones que le impuso la justicia estadounidense por manipulación de divisas. Poco después del pasado verano, Sewing declaró que necesitaba “entre 12 y 18 meses” para poner la casa en orden, y en concreto para integrar al recién adquirido Postbank.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados