Barclays deberá devolver 400.000 euros a un cliente

No Comentado

Barclays Bank ha sido condenado a devolverle 400.000 euros a un cliente luego de que el Juzgado de Primera Instancia número 58 de Madrid anulara un contrato de permuta financiera suscrito entre una empresa dedicada a la explotación de placas fotovoltaicas y Barclays.

La demandante, una empresa representada por el despacho Navas & Cusí, firmó con Barclays en febrero de 2008 un contrato de leasing de una instalación productora de energía, y para que la entidad bancaria lo concediera, estableció como requisito la firma de otro contrato de permuta financiera, que se suscribió con un nominal de 6.3 millones.

En la sentencia emitida, el magistrado ha resaltado que los “swaps” de tipos de interés son en realidad un “juego financiero, basado en la incertidumbre y la aleatoriedad”, en el que los contratantes se apuestan un tipo fijo en función de la evolución que vaya a tener el tipo básico de referencia.

La sentencia destaca que los “swaps” no son “un producto financiero de fácil comprensión”. Esta complejidad se une a los contratos conocidos como de adhesión, que requieren ser catalogados como contratos complejos, tal y como dispone la Ley de Mercado de Valores (LMV).

Esta característica particular, obliga a las entidades financieras a informar adecuadamente a sus clientes para asegurarse de que “entiende su contenido y verdadero alcance”, resaltando el riesgo patrimonial del producto.

Según el magistrado de Madrid, en este caso la iniciativa de la suscripción del contrato “swaps” surgió de Barclays, existiendo “verdadera recomendación o asesoramiento” en lugar de una simple comercialización.

La entidad financiera tenía que haber recaudado los datos necesarios sobre el cliente en relación con sus conocimientos en materias de inversión, así como también la experiencia previa del mismo, “labor de indagación” que, según establece la sentencia, “no consta realizada”.

La sentencia también destaca la “ausencia” de comunicaciones escritas y orales por parte de los empleados del banco.

Por todo ello, el Juzgado ha decidido condenar a Barclays Bank al pago de las cantidades abonadas por el cliente por razón del contrato de permuta financiera anulado y que ascienden a 400 mil euros, más los intereses generados en todo este tiempo.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)