La UE inyectará liquidez a Novagalicia

No Comentado

novagalicia bancoNovagalicia Banco, entidad presidida por Jose María Castellano, recibirá la tan esperada ayuda por parte de la UE. Dicha inyección de capital ayudará al banco a sanear sus cuentas.

Este hecho se produce, tras aprobar ayer la tercera reforma financiera por parte del Congresos en lo que va de legislatura, la quinta desde el inicio de la crisis bancaria. Novagalicia Banco, una de las cuatro entidades nacionalizadas por el Estado, recibirá la inyección de capital europeo “a principios de noviembre”.

Así lo apuntó el ministro de Economía, Luis de Guindos, en sesión parlamentaria. Sus argumentos en defensa del Real Decreto de reestructuración y resolución bancaria, que germinó a raíz de los requisitos del Memorando de Rescate (MoU), no sirvieron para convencer a los socialistas. El PSOE se desmarca por primera vez y votó en contra, y el PP solo recogió los apoyos de CiU y la abstención del PNV. La comparecencia de De Guindos sirvió para conocer algo más del calendario previsto en la recapitalización del banco gallego, pero también para descartar de momento cualquier viso de solución para los tenedores de preferentes.

Los resultados de los test de estrés realizados a la banca –por Oliver Wyman– se conocerán a final de mes, como habían adelantado a FARO fuentes del Ministerio. Las necesidades de capital que detecte en Novagalicia (que reconoce precisar hasta 7.000 millones de euros) y el resto de entidades no se corresponderán exactamente con el dinero que reciba finalmente de Bruselas. “No tendrán por qué coincidir con las inyecciones necesarias”, constató el ministro. La razón, que antes de tener el dinero europeo Novagalicia tendrá que haber ejecutado su ejercicio de reparto de cargas. Esto es, tendrá que haber impuesto quitas a accionistas, tenedores de preferentes y de subordinadas.

El dinero procedente de Bruselas, que por ahora computará como deuda pública –la propuesta de un supervisor bancario es solo eso, una propuesta–, se inyectará primero en las entidades del Grupo 1: Bankia, Novagalicia, Catalunya Banc y Banco de Valencia. Los bancos catalogados como Grupo 2, aquéllos que son viables pero precisarán ayudas públicas para recapitalizarse, tendrán la inyección de capital a finales de diciembre. El resto tiene de plazo hasta junio de 2013 para probar que pueden hacer frente a las necesidades de capital que Wyman haya detectado.

A grandes líneas este fue el calendario marcado por Luis de Guindos, que volvió a detallar los tres tipos de procedimientos que recoge el Real Decreto. Norma que aspira a ser la definitiva y que prevé, contrariamente a lo que había defendido el Ejecutivo, la resolución (liquidación ordenada) de entidades de crédito. La disposición transitoria primera del decreto establece que las entidades nacionalizadas están en un proceso de resolución. “La resolución –explicó De Guindos– se aplicará en una entidad cuando ésta sea inviable o lo llegue a ser previsiblemente”, y la pretensión del Gobierno es la de “evitar una liquidación concursal” al uso para “garantizar la estabilidad financiera”.

Al margen de la resolución, hay otros dos procedimientos distintos para atajar dificultades en la banca española, y que serán financiadas con el préstamo de hasta 100.000 millones procedente de Bruselas. “Se prevén procesos de actuación temprana”, que serán los que se implementen en aquellas entidades que pueden ser viables pero que podrán echar mano de bonos contingentes convertibles (CoCos) si así lo aprueba el Banco de España. La tercera pata de la reforma (además de la resolución y la actuación temprana) es la reestructuración. Aquí se dará apoyo público a entidades que necesiten apoyo público y sean viables, pero también las que, no siéndolo, tengan la condición de sistémicas. Aquí parece encajar la figura de Bankia que, pese a necesitar 19.000 millones de euros –acaba de recibir un adelanto de 4.500 millones– podrá salvarse de la quema casi con toda seguridad.

El tipo de interés que pagará España por el préstamo europeo será del 1,5%, según sostuvo el ministro en su comparecencia.

El ministro De Guindos argumentó que el reparto de cargas a la hora de rescatar una entidad es una máxima ineludible para “reducir al máximo el coste al contribuyente”. Los accionistas y acreedores (preferentistas y titulares de deuda subordinada) sufrirán una quita en sus ahorros. “El único elemento estiba en la capacidad del FROB de imponer ejercicios de reparto de cargas más severos si las quitas propuestas no son suficientes”, expuso. No mencionó, como en otras ocasiones, las negociaciones que mantiene con Bruselas para resarcir en parte a los afectados por los productos complejos comercializados por la banca. Todos los grupos, y especialmente el PSOE y el BNG –con la intervención de Francisco Jorquera– fueron muy críticos con la ausencia de soluciones para los ahorradores que se vieron “estafados” por sus entidades financieras. De Guindos se limitó a responder que la comercialización masiva de estos productos se produjo en 2008 y 2009.
Sí habrá ayudas para quien compre entidades.

Una de las alternativas que había puesto Novagalicia Banco sobre la mesa para recapitalizarse era la de lograr un esquema de protección de activos (EPA) para dar entrada a inversores internacionales en su accionariado. Una especie de aval o apoyo público que suscitó el rechazo del Banco de España. No obstante, y según indicó Luis de Guindos, el Gobierno articulará “medidas de apoyo” a los que compren todo o parte del banco puente, activos de una entidad en resolución o entre en el banco malo. Novagalicia deberá destinar sus “activos dañados” a esta sociedad de gestión antes de fin de año.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)