BBVA impulsa tecnologías para reducir el contacto con superficies infectadas

Comment Off

BBVA impulsa tecnologías para reducir el contacto con superficies infectadas

Los ojos, la voz o el rostro pueden servir para llamar al ascensor, abrir puertas, utilizar cajeros automáticos o firmar documentos sin necesidad de tocar objetos de uso común. Diferentes empresas adaptan sus soluciones tecnológicas para prevenir contagios por coronavirus.

La Organización Mundial de la Salud advierte que una persona puede contraer la COVID-19 al tocar superficies infectadas y luego llevarse las manos a los ojos, la nariz o la boca. Por lo tanto, evitar el contacto con objetos que tocan múltiples personas puede ayudar a prevenir nuevos contagios.

Existen soluciones tecnológicas como el ‘eyetracking’, la biometría por voz o el ‘contactless’, que sirven para interactuar con el entorno minimizando al máximo el contacto físico; por ejemplo, eliminando la necesidad de tocar los cajeros para sacar dinero.

En el caso de BBVA es el primer banco en España que permite retirar efectivo en un cajero de la entidad sin necesidad de tocarlo. Esto es posible gracias a los denominados cajeros sin contacto. Basta con tener descargada la aplicación móvil de BBVA y activado un sistema de pago móvil vinculado a una tarjeta: el pago móvil de BBVA o bien Google Pay, Samsung Pay o Apple Pay. Esta nueva forma de retirar dinero aumenta la agilidad en el proceso y protege a los clientes durante la pandemia.

Además de este tipo de cajeros, para evitar el contacto también resulta útil pagar con tarjetas ‘contactless’. El dinero puede cambiar de manos con frecuencia y estar infectado. La banca ha ampliado temporalmente de 20 a 50 euros el límite del pago sin contacto con tarjetas sin necesidad de teclear el PIN. Muchos establecimientos recomiendan priorizar el pago con tarjeta o con el móvil frente al efectivo porque consideran que ayuda a reducir los contactos para evitar el contagio de coronavirus. Además del sistema propio de pago de BBVA, ya sea mediante tarjeta ‘contactless’ o el pago móvil, los clientes de BBVA también pueden utilizar los sistemas de pago mencionados anteriormente (Apple Pay, Samsung Pay y Google Pay).

Algunas soluciones tecnológicas permiten prevenir contagios con la mirada, el ‘eyetracking’ permite a las personas interactuar con su alrededor utilizando únicamente los movimientos de sus ojos. A principios de julio la Comisión Europea le otorgó el Certificado del Sello de Excelencia COVID-19 a la compañía vasca Irisbond, que avala a la empresa para solicitar financiación de cara a impulsar el negocio en Europa.

“Este virus ha adelantado años el despegue de ciertas tecnologías que, si bien ya podían aplicarse, se iban relegando por no ser fundamentales”, afirma Eduardo Jáuregui, fundador de Irisbond. Además de la interacción sin contacto, destaca la facilidad de uso —no requiere conocimientos informáticos—, su sencilla instalación y que funciona tanto usando gafas como lentes de contacto. El potencial de esta tecnología podría ayudar a reducir el contacto en múltiples escenarios: en oficinas, en puntos de información turística, en el control de accesos o incluso en el uso de maquinaria.

Otra opción es la biometría por voz, buscan crear algoritmos capaces de detectar por el habla si una persona está contagiada. Más a corto plazo, la biometría por voz puede resultar útil para evitar tocar dispositivos o superficies que pueden estar infectados.

Antes de la pandemia, el reconocimiento facial ya se utilizaba para entrar en ferias y festivales, realizar pagos, entrar en oficinas o incluso coger un avión. Esta tecnología puede resultar muy útil para evitar el contacto con superficies. Pero le ha surgido un obstáculo: el uso obligatorio de la mascarilla en espacios públicos en algunos países, como España, fuerza a las tecnológicas a entrenar de nuevo sus algoritmos para poder identificar a una persona incluso cuando lleva tapada la boca y la nariz.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados