BlackRock se retira del rescate de Banca Carige

Comment Off

BlackRock reduce su beneficio hasta los 932 millones de euros

La gestora de fondos estadounidense BlackRock ha decidido finalmente apearse del plan de rescate planteado por el Fondo Interbancario de Garantía de Depósitos italiano (FITD) para la Banca Carige, intervenida el pasado mes de enero por el Banco Central Europeo (BCE), que implicaba una ampliación de capital de 720 millones de euros, lo que puede acabar empujando al Gobierno a llevar a cabo un nuevo rescate bancario con dinero público.

“El fondo estadounidense BlackRock ha decidido no seguir adelante con su expresión de interés inicial”, han confirmado los administradores temporales de la antigua Caja de Ahorros de Génova.

Los gestores provisionales de la entidad aseguraron que seguirán evaluando distintas “soluciones de mercado alternativas” con el fin de lograr “la estabilidad y el relanzamiento de Banca Carige”.

En este sentido, recordaron que la intervención de la entidad genovesa, decretada el pasado mes de enero, incluía las provisiones necesarias para solicitar al Ministerio de Economía una “recapitalización preventiva”.

El naufragio del plan de rescate con participación privada de la Banca Carige puede colocar en una difícil situación a la coalición de Gobierno de Italia, puesto que tanto M5S y Liga han criticado en numerosas ocasiones la inyección de dinero público en ayuda del sistema bancario del país.

En este sentido, el ministro de Economía de Italia, Giovanni Tria, ha declarado este jueves ante la prensa que aún confía en una solución de mercado para Carige.

La Banca Carige, una de las entidades más antiguas de Italia, cuyo origen se remonta a 1483, fue intervenida el pasado 2 de enero por el BCE, que designó a tres administradores temporales, así como a un comité de vigilancia, después de la dimisión de la mayoría de los miembros del consejo de la entidad italiana al no salir adelante el plan del banco para ampliar capital.

Los administradores temporales tienen la tarea de preservar la estabilidad de un banco monitorizando de cerca su situación e informando continuamente al BCE y, si es necesario, tomando medidas para garantizar que el banco restaure el cumplimiento de los requisitos de capital de manera sostenible.

Las dificultades de Banca Carige se agravaron después de que la familia Malacalza, principal accionista individual de la entidad, con un 27,555% del capital social, se abstuviera de tomar parte en la votación del plan de negocio del banco, bloqueando así una ampliación de capital de 400 millones de euros.

Desde el estallido de la crisis de la deuda soberana de la zona euro, once entidades italianas han sido intervenidos, incluyendo el rescate de Banco Monte dei Paschi di Siena, en su momento el tercer mayor banco italiano por activos, o la absorción por Intesa SanPaolo de los activos saneados de Banco Popolare di Vicenza y Veneto Banca.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados