Destituido el director del Banco Vaticano

No Comentado

Destituido el director del Banco Vaticano

El Vaticano ha destituido al director general adjunto del Instituto para las Obras de Religión (IOR), conocido como “Banco Vaticano“, Giulio Mattieti, quien había sido nombrado adjunto del actual director Gianfranco Mamm en noviembre de 2015, según han informado medios locales. La decisión se produjo el pasado 30 de noviembre, sin que hayan trascendido los motivos.

Giulio Mattietti es licenciado en Física y entró a formar parte del IOR en 1997 como desarrollador. En 2007 fue nombrado responsable del área informática. El IOR fue creado en 1942 por Pío XII. La entidad se ocupa de la administración de los bienes inmuebles transferidos y dados por personas físicas y jurídicas, y destinados a obras de caridad, así como la gestión de cuentas bancarias de personal del Vaticano.

En los últimos años, el IOR ha experimentado modificaciones en su organigrama con el objetivo de alcanzar una plena transparencia financiera. Según sus estatutos, “el objetivo del IOR es servir a la misión global de la Iglesia católica mediante la custodia y la administración del patrimonio de sus clientes, ofreciéndoles servicios de pago a nivel mundial”.

El banco del Vaticano cerró el ejercicio del 2016 con un beneficio neto de 36 millones de euros, una cifra superior a los 16,1 millones con los que se cerró el 2015, según el balance económico divulgado por el propio organismo.

“El aumento en el beneficio neto comparado con 2015 se debe a la mejora en los resultados de las actividades de negociación, a la reexpresión de una pasividad estimada en 2015 en relación con la exposición fiscal en otros países y a la reducción de los gastos administrativos”, ha explicado el propio organismo en el informe de resultados divulgado por el Vaticano.

En 2016, el IOR tenía unos 15.000 clientes, principalmente religiosos, congregaciones y trabajadores del Vaticano. A 31 de diciembre gestionaba 5.700 millones de euros en fondos.

En 2016 se consolidaron las prácticas de control interno que se pusieron en marcha hace un año, impulsadas tanto por Benedicto XVI como por Francisco que concluyeron con el cierre de cerca de 5.000 cuentas bancarias consideradas sospechosas.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)