Ciudad BBVA mejora la eficiencia energética con inteligencia artificial y algoritmos ‘verdes’

Comment Off

Ciudad BBVA mejora la eficiencia energética con inteligencia artificial y algoritmos 'verdes'

Actualmente, el ahorro de energía en la Ciudad BBVA es de 5.766.731 kWh al año, el equivalente al consumo de 1.900 hogares. Esto significa que el complejo gasta entre un 12% y un 15% menos que cuando se inauguró en 2015 y con ello se evita la emisión de 1.430 toneladas de CO2 anuales.

Un logro que no solo se debe al equipamiento y al diseño sostenibles de las instalaciones, sino también al uso de herramientas basadas en inteligencia artificial que gestionan la energía de la forma más eficaz posible.

Para la construcción de la actual sede de BBVA en Madrid, se siguieron criterios que permitieran lograr la máxima eficiencia energética y el menor impacto ambiental.

Junto al uso de materiales reciclados y sostenibles, la incorporación de amplias zonas verdes o un sistema que aprovecha el agua de lluvia para el riego, en Ciudad BBVA se colocaron 50.000 sensores que recogen datos acerca del estado de las instalaciones, de las condiciones ambientales o detectan la presencia de personas.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas, el 13% de la población mundial aún no tiene acceso a servicios modernos de electricidad. Es por eso que, dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) el número 7 se propone garantizar el acceso de toda la población a una energía asequible, fiable, sostenible y moderna. Como parte de su compromiso con los objetivos de Naciones Unidas, BBVA en Argentina promueve oportunidades sustentables y de protección ambiental en todos sus edificios y red de sucursales.

“Una vez con el complejo en marcha, y tras analizar todos esos datos, nos dimos cuenta que esta información no solo podía ayudar en la adecuada gestión de las instalaciones, también podía mejorar aún más nuestra eficiencia energética y reducir el gasto”, explica Borja Eugui Pemán, responsable de Facility Management en BBVA. Con este propósito, nació y se desarrolló un ‘software’ de Analítica Energética e Instalaciones basado en tecnologías de inteligencia artificial (IA).

“Esta herramienta se conecta al sistema de control del edificio y, a través de algoritmos matemáticos programados de tratamiento de datos, nos permite detectar y diagnosticar incidencias en las instalaciones”, describe Eugui. “De esta forma tenemos la capacidad de tomar las decisiones adecuadas y adelantarnos a posibles fallos, faltas de confort o corregir ineficiencias, con el consecuente ahorro energético y económico que ello supone”.

Los efectos no se hicieron esperar: hace un año se consiguió un ahorro de electricidad de 400.000 kWh. Tras este resultado se decidió poner en marcha nuevas iniciativas para controlar mejor los sistemas de iluminación y climatización a partir de los datos recogidos por los sensores e interpretados por los algoritmos. Entre ellas, el ajuste de la programación para aprovechar mejor la luz natural.

“Cuando entra suficiente luz exterior a los puestos de trabajos, las luces cercanas a la fachada se adaptan y disminuyen su flujo lumínico”. Con estas medidas, Ciudad BBVA dejará de emitir 31 toneladas de CO2 al año, el equivalente al consumo de 41 hogares, 125.138Kwh, estima el responsable de BBVA. Además, en las zonas comunes se ha establecido que fuera del horario habitual, la luz disminuya cuando no se detecte movimiento, reduciendo las emisiones de CO2 en otras 24 toneladas.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados