Sareb amortiza deuda por 857,5 millones

Comment Off

Sareb amortiza deuda por 857,5 millones

La Sociedad de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) ha amortizado de forma extraordinaria bonos senior por 857,5 millones de euros; de esta manera, el volumen total de deuda cancelada desde su creación en 2012 asciende al 25,4%.

Concretamente, la Sareb ha amortizado un total de 8.575 títulos de bonos senior 2016-4, 2015-4, 2017-2 y 2016-2, equivalentes los dos primeros a un importe nominal global de 605,3 millones y el resto de 252,2 millones de euros, con lo que el valor total asciende a 857,5 millones de euros.

Fuentes financieras han aclarado que los intereses de la deuda vencen anualmente en diciembre y en febrero, y se vuelven a renovar, mientras que, dado el caso de que no pudieran cancelarse dichos títulos por no haber generado el suficiente efectivo, se tendría que activar el aval del Estado.

Los ingresos de la Sareb provienen de la venta de los inmuebles y carteras de créditos adquiridos, que son utilizados para financiar la propia actividad de la sociedad y las cancelaciones de deuda. La sociedad presidida por Echegoyen se constituyó en 2012 con la compra de 50.781 millones de euros en activos procedentes de las cajas de ahorro, que eran fundamentalmente préstamos al promotor. Para llevar a cabo esta actuación, la Sareb emitió deuda senior avalada por el Tesoro.

Del total, el ‘banco malo’ ha cancelado, en términos absolutos, unos 12.835 millones de euros en cinco años, con lo que aún queda por amortizar los 37.906 millones de euros. No obstante, cuenta con un plazo máximo de quince años desde su fundación para proceder a la desinvesión de todos sus activos, por lo que en el próximo decenio deberá amortizar los títulos que aún mantiene.

A mediados del mes de junio, Sareb impulsó la campaña ‘Obra parada’ para ofertar en Tarragona 450 casas sin acabar que forman parte de su pack tóxico. Se trata de los casos más extremos de una burbuja inmobiliaria que explotó y sorprendió de tal manera que muchas promociones se quedaron a medio construir.

“Si el promotor vendía las primeras casas, podía seguir con la promoción pero si no se ‘comía’ la hipoteca y al final tenía que darle la construcción al banco”, desglosa el economista Rafael Muñoz. Lo último en el mercado es que la Sareb –también conocida como banco malo–, ha puesto a la venta edificios por acabar.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados