BBVA considera controlado el riesgo por la crisis turca

Comment Off

BBVA considera controlado el riesgo por la crisis turca

El consejero delegado de BBVA, Carlos Torres, ha asegurado que el riesgo que afronta por su exposición a Turquía es “acotado” y que no afectará a la ratio de capital del banco.

Así lo ha transmitido durante su intervención en la Comisión de investigación del Congreso relativa a la crisis financiera de España y el programa de asistencia financiera, en la que ha defendido la política de cobertura y el modelo de negocio que permite al grupo evitar el riesgo de contagio entre filiales.

Según ha puesto de manifiesto Torres, la política de cobertura de BBVA le protege ante devaluaciones de la lira turca, frente a las que su ratio de capital tiene “bastante baja sensibilidad”.

Asimismo, el modelo de filiales autosuficientes con el que cuenta el banco impide la transferencia de fondos y el riesgo de contagio entre filiales, ya que cada una es responsable de su propio capital, financiación y liquidez. “Esto se traduce en una fortaleza clara frente a la mayoría de entidades que compiten con nosotros a nivel mundial”, ha señalado.

“Lógicamente los resultados –de la filial turca–, que han sido muy importantes, se verán impactados. Es pronto para saber cuánto pero lo que tenemos es un riesgo acotado en el peor de los escenarios que no va a afectar a la ratio de capital del banco”, ha asegurado.

En cualquier caso, Torres ha puesto de manifiesto que la diversificación de BBVA en diversos países es lo que le permitió verse menos penalizada que otras entidades durante la crisis financiera.

La entidad entró en el país otomano con la compra de un 24,89% de Garanti Bank en marzo de 2011, una participación que elevó hasta el 49,85% actual. La inversión de BBVA en Garanti a junio de 2018 tenía un valor de 4.400 millones de euros y su contribución suponía al cierre del primer semestre el 11% de los activos totales del grupo y el 11,5% de su beneficio neto atribuido.

El directivo ha explicado que la volatilidad actual en las economías turca y argentina tiene su origen en una excesiva dependencia de la financiación exterior, que propicia que una crisis de confianza en un contexto de tensiones geopolíticas y una previsible subida de tipos haga que los capitales extranjeros “tengan menos disposición a financiar”.

Respecto a Argentina, sí ha matizado que las políticas que está llevando a cabo el actual Gobierno son “ortodoxas”, pero notar su impacto “requiere tiempo”.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados