Emilio Botín: “la banca sana debe ser rentable”

No Comentado

Emilio Botín: “la banca sana debe ser rentable”

Emilio Botín, presidente de Banco Santander, ha afirmado en la inauguración de la sexta edición de Santander International Banking Conference, que la banca sana debe ser rentable, ya que durante la crisis se ha hecho énfasis en la estabilidad y fortaleza, pero no en la rentabilidad.

“Esperemos que esta nueva etapa de estabilidad económica que estamos iniciando sea también de estabilidad regulatoria, de forma que el sector pueda enfocarse en la rentabilidad de sus negocios y en el papel fundamental de la economía real”, ha precisado Botín.

El presidente del Santander ha destacado que, pese a que la crisis ha sido “la más profunda y prolongada de nuestro tiempo”, la recuperación de la economía mundial está en marcha, y ha añadido que todos los avances que se han producido en la mejora de capital y liquidez de los bancos en los marcos de resolución de la crisis permiten decir que el sector financiero “es mucho más sólido que antes”.

El banquero ha resaltado que a día de hoy las entidades tienen más y mejor capital, un marco que por primera vez regula la liquidez, esquemas de resolución de crisis, más foco y atención en la gestión de riesgos y una mayor transparencia.

Además ha recordado que las exigencias de capital de máxima calidad en la industria se han multiplicado por entre tres y cinco veces, y ha puesto de manifiesto que se han detectado diferencias muy significativas que pueden dificultar la comparación de los ratios de solvencia entre las entidades de los Estados miembros del área euro “e incluso perjudicar a las más conservadoras”.

Para Emilio Botín, “el ratio de apalancamiento no puede convertirse en la primera referencia de solvencia de una entidad, ya que es una medición que no incorpora ninguna valoración del riesgo. Más aún, penaliza a las entidades por la tenencia de activos libres o de riesgo muy bajo”, ha explicado.

En cuanto a la liquidez, el presidente del Banco Santander ha destacado que la crisis ha puesto de manifiesto el error que se cometió al no prestarle atención y considera que todavía hay que afinar en el marco regulatorio, “que no debe centrarse únicamente en ratios cuantitativos”. “De lo contrario, pueden llegar a establecerse exigencias desmesuradas que limiten en exceso la función de la banca de transformación de plazos”, ha asegurado.

Emilio Botín ha enfatizado que los contribuyentes y las entidades financieras bien gestionadas no deben volver a soportar los costes de las crisis financieras, para lo que ve necesario que las autoridades de resolución de la crisis dispongan de herramientas efectivas para evitar que situaciones como ésta se repitan.

Asimismo, considera que no es conveniente ir mucho más allá de Basilea III en requerimientos de capital porque puede ser “contraproducente”, dado que “la aportación marginal de seguridad al sistema es mínima y no compensa la caída que ello supondría en el flujo de crédito”.

Un factor importante que hay que recuperar es la confianza, recuerda Botín, y para ello se debe completar la Unión Bancaria. “Parece claro que en una Unión Monetaria como la nuestra, los agentes económicos y financieros sólo deben diferenciarse en función de su riesgo y no de su nacionalidad”, ha sentenciado.

También ha resaltado que 2014 ha de ser el año “en que se rompa definitivamente el círculo vicioso entre la deuda soberana y la bancaria, no ya por el bien de los bancos, sino por el de los particulares y empresas” a las que éstos dan servicio, lo que permitirá una mayor fluidez del crédito hacia las empresas y particulares, contribuyendo al crecimiento económico y a la creación del empleo.

Finalmente, considera importante la creación del Mecanismo Único de Resolución y ha apoyado los nuevos test de estrés que el BCE realizará a la banca. “No me cabe duda de que estos ejercicios son la oportunidad definitiva para discriminar y valorar a las entidades y zanjar de una vez por todas las dudas sobre el sector en Europa”, ha destacado. Y agregó que “hoy podemos afirmar que el sector bancario español es uno de los más sólidos de Europa”.

Emilio Botín asegura que se puede empezar a mirar el futuro con optimismo y ha considerado que “la crisis habrá terminado cuando se hable menos de los bancos y más de las empresas”.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)