BBVA, La Caixa y Sabadell aceleran las absorciones

No Comentado

banca europea

La reforma financiera aprobada por el Gobierno el pasado viernes traerá intervenciones preventivas, nuevas reestructuraciones, venta de entidades, creación del banco malo y nuevas fusiones, aunque no aparezcan en el texto.

La propuesta iniciada a finales del 2008 no ha acabado, insisten fuentes del sector, aunque el número de actores ha decrecido de forma sustancial en este tiempo: de casi 60 entidades (45 cajas y 12 bancos relevantes) a apenas 15, con cuatro nacionalizadas. Y es en la cumbre, en los llamados bancos sistémicos -con la excepción de Bankia, que no está para compras-, desde donde se están explorando posibilidades.

El primer gigante en admitir contactos ha sido el Popular. Ayer comunicaba a la CNMV que «dentro del estudio de las distintas alternativas […] está valorando la posible integración de Banco Mare Nostrum (BMN)». BMN, fusión de cuatro cajas bajo el liderazgo de Caja Murcia y muy anclado en Levante, también reconoció esos contactos, que están en una fase muy inicial.

BMN precisa 700 millones para cumplir con el saneamiento exigido por el Gobierno, y se espera que sea una de las entidades con una fuerte necesidad de capital tras los test de estrés de este mes. Al Popular la operación le serviría para ganar tamaño, volver a colocarse entre las 5 mayores entidades y ganar cuota en Levante, tras convertirse en el segundo operador de Galicia con el Pastor. La operación con el banco gallego está prácticamente cerrada, tras el acuerdo laboral y el cierre hasta ahora de 220 oficinas (64 de ellas en Galicia), según datos de los sindicatos. Falta la integración tecnológica.

El Popular abre el baile, pero otros no se quedan atrás. La Caixa, Sabadell y BBVA siguen mirando el mercado, según fuentes financieras, y por ello están apurando el cierre de las absorciones que abordaron en el primer semestre del año: Banca Cívica, CAM y Unnim, respectivamente. Supondrá el recorte de más de 3.000 empleos. Ayer mismo el BBVA, según Comisiones Obreras, planteó el despido de 1.200 trabajadores de Unnim (el 40 % de la plantilla).

¿Por qué en este momento se retoman las fusiones? Hay una coincidencia general: el rescate financiero. Este mes concluyen los estudios que hace la consultora Oliver Wyman para determinar las necesidades de capital y, consecuentemente, las ayudas que dará la UE a cada banco. Todo apunta a que los grandes bancos, los sistémicos, con la excepción de Bankia, serán los que mejor podrán asumir esa situación. «Los resultados expondrán claramente la situación de cada uno; antes no tienen sentido las fusiones, pero a algunos les conviene ir buscando ya pareja», apunta un ejecutivo. A partir de ese momento, cuando se publiquen esas necesidades de capital, «habrá movimientos, y rápidos, porque así lo quiere el Gobierno», apunta otro. Y hay que tener en cuenta que la creación del banco malo, que se quedará con los activos tóxicos de entidades que reciban fondos de la UE, permitirá a las entidades presentarse ante posibles socios ya con los balances limpios.

Entre las cuatro nacionalizadas, se antojan dos soluciones: o una reestructuración o una venta. Bankia y Novagalicia (al menos ese es el objetivo de su equipo directivo) apuntan a la primera vía para seguir en solitario. Catalunya Caixa y Banco de Valencia se inclinan hacia la subasta.

 

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)