Banco de Valencia se queda sin aspirantes

No Comentado

banco de valencia

La última reforma financiera aprobada por el Gobierno y las pruebas de solvencia al sector que se conocerán en dos semanas auguran un nuevo proceso de concentración en la banca española. De forma Banco de Valencia, entidad presidida por Aurelio Izquierdo.

Así, el Banco Popular, que en octubre de 2011 absorbió el Banco Pastor, y Banco Mare Nostrum, fruto de la fusión de Caja Murcia, Caja Granada, Caja Sol. Caixa Penedés y Sa Nostra, informaron ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de que están valorando una posible integración del segundo en el primero, aunque hasta la fecha no han “alcanzado ningún tipo de acuerdo”.
De concretarse finalmente la operación, el nacionalizado Banco de Valencia se quedaría sin el principal candidato a adjudicárselo en la futura subasta de la entidad que realizará el FROB. Banco Mare Nostrum (BMN) era hasta la fecha la única entidad que públicamente se había mostrado dispuesta a pujar por el banco valenciano, si bien entre los posibles aspirantes también figuraba el Popular.
Las fuentes del sector consultadas por este diario aseguran que la unión entre BMN y Popular daría al traste de forma definitiva con su interés por el Banco de Valencia. En el ámbito financiero, se afirma que la creación del banco malo, una sociedad gestora que adquirirá los activos inmobiliarios tóxicos de las entidades financieras, tiene parte de culpa en los movimientos del sector. Y es que las entidades nacionalizadas -principalmente, el Banco de Valencia, Novagalicia Banco y Catalunya Caixa- van a ver, antes de que finalice el año, cómo sus balances quedan totalmente limpios al traspasar los créditos hipotecarios fallidos al banco malo. Ello implica que las subastas de las mismas ya no se efectuarán amparadas en un esquema de protección de activos (EPA), sino que serán vendidas al mejor postor al precio que corresponda por el valor de sus activos.
Ello implicaría, según diversas fuentes, que el precio a pagar sería mucho más elevado que, por ejemplo, el euro por el que el Sabadell se hizo con la CAM. Es en este contexto en el que las citadas fuentes sitúan la operación Popular/BMN, dado que a ambos les resulta menos onerosa su unión que crecer pagando un alto precio por una de las nacionalizadas.
Aún así, algunas fuentes apuntan que, de no consumarse esa fusión, BMN podría buscar una alianza con Unicaja e Ibercaja para después optar por una de las nacionalizadas. Es una de las opciones que se barajan en el sector, al igual que la que podrían estar pergeñando las cajas vascas y el Sabadell, una operación sobre la que la entidad catalana no quiso ayer pronunciarse.
En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)