Ibercaja logra 33,9 millones de euros en el primer trimestre del año

Comment Off

Ibercaja logra 33,9 millones de euros en el primer trimestre del año

Ibercaja ha logrado un beneficio neto de 33,9 millones de euros entre enero y marzo del presente año. El dato supone un recorte del 40,3% respecto al obtenido en el primer trimestre de 2019, tras llevar a cabo la entidad unas provisiones adicionales de 34 millones de euros, frente al impacto de la pandemia del coronavirus.

Desde la aplicación del estado de alarma en España, la entidad ha puesto en marcha distintas medidas para preservar la salud de empleados y clientes, mantener la continuidad de la actividad de su actividad como servicio esencial, apoyar a la sociedad y atender las necesidades de los clientes particulares, autónomos, pymes y empresas más vulnerables.

Hasta el 30 de abril, se han gestionado más de 6.200 solicitudes de moratoria hipotecaria por parte de los clientes, lo que supone una cartera de 547 millones de euros, que equivale a un 2,8% del volumen total de los préstamos hipotecarios para adquisición de vivienda.

En cuanto a la línea especial de financiación ICO, Ibercaja ha recibido más de 9.750 solicitudes por importe superior a 1.200 millones de euros, por encima del cupo asignado.

El banco también ha mantenido abiertas el 97% de las oficinas y el 100% de los cajeros permanece en funcionamiento, con las medidas de seguridad y prevención establecidas en cada momento por las autoridades sanitarias. Se han implantado turnos rotativos de los equipos de atención personal y teletrabajo. En el caso de la sede central del banco en Zaragoza, más del 80% de sus empleados están en situación de teletrabajo.

El margen de intereses ha sido de 133,6 millones de euros, un 4,5% inferior al del mismo trimestre del pasado año. Las comisiones totales ascienden a 94,8 millones de euros entre enero y marzo, que es un aumento interanual del 1,1%, ha informado Ibercaja en una nota de prensa.

Los ingresos recurrentes, como suma de ambas rúbricas, han sido de 228,4 millones de euros, lo que representa un descenso del 2,3% sobre el primer trimestre del ejercicio anterior.

Los costes de explotación del año han disminuido un 4,1% interanual, gracias a la contención en otros gastos generales de administración, que lo han hecho en un 12,2%, debido a las medidas de eficiencia que el banco ha adoptado en sus procesos organizativos y de digitalización.

De este modo, el resultado recurrente antes de saneamientos se cifra en 87,9 millones de euros, un 0,8% más que el registrado entre enero y marzo de 2019.

Las provisiones totales netas en el trimestre han sido 50,3 millones de euros, que incluye 34 millones de euros que el Banco ha dotado anticipándose al impacto en los resultados provocados por la Covid-19.

A pesar de esta importante dotación adicional de provisiones, el dinamismo de la actividad comercial, la diversificación de los ingresos en la gestión del ahorro, la disminución de los costes recurrentes y la fuerte caída de los activos improductivos han permitido a Ibercaja un beneficio neto de 33,9 millones de euros en el primer trimestre de 2020.

Los activos problemáticos brutos –créditos dudosos más adjudicados– descienden en 38 millones de euros entre enero y marzo, lo que equivale a un 2,0% en el trimestre, hasta el 5,7%; cifrándose el ratio de cobertura en el 53,8%, 2,2 puntos porcentuales por encima del cierre de 2019. El ratio de mora disminuye hasta el 3,9% y se sitúa 91 puntos básicos por debajo de la media del sector.

Asimismo, Ibercaja mantiene una holgada posición de liquidez, con unos activos líquidos que suponen el 22,3% del activo total y un ratio LCR del 326%.

A los robustos niveles de cobertura, solvencia y liquidez, se suman un modelo de negocio diversificado, en el que el 36% de los ingresos recurrentes proceden de la gestión de activos y el negocio de banca seguros; una cartera de crédito de bajo riesgo, centrada en hipotecas (63% del total) y con una baja exposición relativa a los sectores empresariales más afectados por la crisis (inferior al 4,5% del total de crédito).

Estos factores, a los que se suma la histórica prudencia en la gestión del riesgo crediticio, permiten a Ibercaja afrontar con garantías el abrupto cambio de ciclo económico que está sufriendo España.

La actividad comercial de los tres primeros meses, hasta el inicio de esta crisis, ha mantenido el vigor de los periodos anteriores, aunque el volumen de recursos de clientes se ha visto condicionado por la brusca caída de los mercados en la segunda quincena de marzo, retrocediendo un 2,7% respecto al mismo periodo de 2019, hasta los 58.994 millones de euros.

Excluyendo el efecto negativo del mercado de 1.949 millones de euros, esta partida se habría incrementado en 300 millones de euros.

En este trimestre han destacado las aportaciones netas a fondos de inversión, de 296 millones de euros, segunda cifra mayor del sector, que ha permitido conquistar 20 puntos básicos de cuota de mercado hasta el 5,3%.

Por el lado de la financiación, la formalización de créditos y préstamos creció un 0,8% en el trimestre respecto al mismo periodo del año anterior, hasta 1.059 millones de euros, el 52% de ellos destinado a la financiación de empresas no inmobiliarias. En abril, se multiplicó por 2,3 veces el promedio mensual del primer trimestre, alcanzando los 805 millones de euros.

Este comportamiento es consecuencia de la apuesta por parte de Ibercaja por el segmento de empresas, pymes y autónomos. Asimismo, la formalización de hipotecas también ha aumentado en el pasado abril, incluso a pesar del parón de la actividad económica resultado de la pandemia del coronavirus.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados