Ibercaja logra un beneficio de 98,7 millones de euros hasta septiembre

Comment Off

Ibercaja logra un beneficio de 98,7 millones de euros hasta septiembre

Ibercaja ha logrado un beneficio neto de 98,7 millones de euros hasta septiembre. La cifra representa un avance del 7,95 respecto al dato del mismo periodo de 2019, y un 32% menos si no se considera la renovación del acuerdo de bancaseguros con Caser.

La entidad ha dotado 20 millones de provisiones adicionales en el tercer trimestre ante los posibles efectos económicos de la crisis provocada por el Covid-19. Las provisiones realizadas para la cobertura de esta contingencia desde el inicio de la pandemia ascienden a 90,1 millones.

Además, el ratio de morosidad ha descendido al 3,6%, mínimo de los últimos años, según ha informado el banco, que ha continuado reforzando la solidez financiera de su balance registrando una mejora del ratio de capital CET1 Fully Loaded de 116 puntos básicos en el año, hasta el 12,5%, en línea con su objetivo estratégico. Mantiene una elevada posición de liquidez, 13.764 millones, y una cobertura de los activos problemáticos del 58,8%, 721 puntos básicos por encima del cierre de 2019.

Los recursos de clientes se han incrementado un 4,2% durante estos nueve meses, hasta los 63.166 millones, impulsados por los depósitos de ahorro vista, que han crecido un 11,8% en este periodo. La entidad ha logrado avanzar un puesto, hasta el quinto, en el ranking nacional por saldo gestionado de activos y seguros de vida, que asciende a 27.978 millones de euros, un 0,4% superior al cierre de 2019. El saldo de fondos de inversión ha crecido 1.343 millones desde finales de marzo, un 10,3%, y se ha situado en 14.364 millones, un 2,7% por encima de la cifra de 31 de diciembre de 2019.

Ibercaja Gestión es la segunda entidad en España por volumen de aportaciones netas entre enero y septiembre, con 770 millones de euros, un 91% superior a las registradas en el mismo periodo del pasado año. De este modo, alcanza un nuevo récord histórico de cuota de mercado, el 5,4%, 38 puntos básicos más que hace un año.

La actividad crediticia ha tenido un comportamiento destacado en estos nueve meses con 4.804 millones de euros de nuevas formalizaciones, un 27,2% más que en el mismo periodo de 2019, apoyado por la concesión de hipotecas por importe de 1.061 millones, un 32,5% superior al mismo periodo del año anterior, y por los préstamos a empresas no inmobiliarias, que aumentan un 43,7%.

La especial atención a las necesidades más urgentes de las empresas y la eficacia en la implantación de las medidas desplegadas por el banco en estos meses han permitido el incremento de la actividad crediticia destinada a este segmento. Así, se han formalizado 1.550 millones en operaciones de las Líneas ICO Liquidez, el 77% se ha destinado a autónomos y pymes.

En cuanto al saldo de las moratorias vivas en préstamos a particulares concedidas para aliviar la situación de los clientes más vulnerables desde el inicio de la pandemia, ha retrocedido un 47,1% en el tercer trimestre hasta los 294 millones de euros, que representan un 0,9% del total del total del crédito bruto del banco. Esto muestra que, una vez superado el primer impacto del estado de alarma, las familias han ido recuperando sus flujos de ingresos.

El total de clientes digitales ha crecido un 5,9% en el año hasta alcanzar los 805.000 a 30 de septiembre. Además, el 52,5% de los clientes ha utilizado los activos digitales del banco en el último trimestre y el 76,3% de las transacciones ya se realizan por los distintos canales no presenciales de la entidad, frente al 72% a finales del año anterior.

El banco ha lanzado Ibercaja Próxima, que presta un servicio de atención no presencial especializado y personalizado; ha renovado su servicio de Banca Digital de Empresas, y ha incorporado el Modo Iniciación en su app de banca móvil para facilitar la inclusión y accesibilidad.

El margen de intereses se ha situado en 404,2 millones de euros, un 2,8% inferior al del mismo periodo de 2019, condicionado por el entorno de tipos de interés negativos.

Las comisiones totales han ascendido a 272,8 millones entre enero y septiembre, lo que supone un retroceso interanual del 5,1%. La brusca caída de los mercados en el primer cuatrimestre ha supuesto una disminución en las comisiones de revalorización de los fondos de inversión de 13,2 millones.

No obstante, el incremento del saldo de los activos bajo gestión experimentado en los tres últimos meses ha impulsado las comisiones no bancarias un 10,4% con respecto al segundo trimestre, recuperándose así parcialmente el importe registrado entre enero y septiembre de 2019.

Los ingresos recurrentes, como suma de ambas rúbricas –margen de intereses y comisiones–, han sido de 677,0 millones, lo que supone un descenso del 3,7% sobre los nueve primeros meses del ejercicio anterior. Los gastos retroceden un 3,4% interanual, como consecuencia de la vigilancia y revisión permanente de los gastos generales. El ratio de eficiencia recurrente de la entidad se ubica, a cierre de septiembre, en el 62,9%.

En línea con los generalizados procesos de ajuste de capacidad en marcha en el sector, Ibercaja ha iniciado el procedimiento de negociación para aplicar un ERE para seguir avanzando en la mejora de la eficiencia y la competitividad. El banco, al igual que en ocasiones anteriores, primará los criterios de voluntariedad y edad para cubrir las salidas.

En el epígrafe ‘Otros resultados de explotación’ se refleja la contribución positiva de 52,6 millones de euros, que se contabilizó en el segundo trimestre, derivada de la novación del acuerdo para la distribución de seguros de no vida con CASER.

Las provisiones totales netas hasta final de septiembre han sido 159,7 millones. Este importe incluye 90,1 millones que el banco ha dotado de manera extraordinaria para paliar el impacto potencial de la crisis provocada por la COVID-19.

El banco ha realizado una efectiva gestión de la inversión irregular durante estos nueve meses, logrando una reducción de los activos problemáticos brutos –créditos dudosos más adjudicados– de 140 millones de euros, un 7,3% en lo que va de año, de los que 72,3 millones de euros corresponden al tercer trimestre del ejercicio.

La tasa de morosidad de la entidad ha disminuido entre enero y septiembre hasta el 3,6%, ubicándose 113 puntos básicos por debajo de la media del sector, con la última información disponible correspondiente al cierre de agosto. La entidad ha incrementado el ratio de cobertura de los activos problemáticos en 325 puntos básicos solo en estos tres últimos meses, hasta el 58,8%, lo que supone 721 puntos básicos más que a cierre de 2019. Ibercaja ha ampliado su ya holgada posición de liquidez, con un crecimiento de los activos líquidos de 2.296 millones de euros en estos nueve meses, que permiten situar el ratio LCR en el 432%.

Ibercaja ha apuntado que a los elevados niveles de solvencia, cobertura de los activos improductivos y liquidez, se suman un modelo de negocio diversificado y una cartera de crédito de bajo riesgo, centrada en hipotecas y con una baja exposición relativa a los sectores empresariales más afectados por la crisis.

La entidad ha afirmado que “Estos factores, reforzados por la tradicional y distintiva prudencia en la gestión del riesgo crediticio, avalan a Ibercaja para afrontar con garantías el abrupto cambio de ciclo económico que ha provocado la pandemia”.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados