La sucursal en España de JP Morgan Securities se da de baja por la segregación de su negocio

Comment Off

La sucursal en España de JP Morgan Securities se da de baja por la segregación de su negocio

La sucursal en España de JP Morgan Securities Plc ha sido dada de baja en el registro de entidades de crédito del Banco de España, según publicó este lunes el Boletín Oficial del Estado (BOE).

La baja se produce como consecuencia de la segregación del negocio de JP Morgan Securities Plc, Sucursal en España, a favor de JP Morgan AG, Sucursal en España, y JP Morgan Bank Luxembourg SA, Sucursal en España.

Con esta modificación en el registro de entidades de crédito se da cumplimiento a lo establecido en el apartado 3 del artículo 15 de la ley 10/2014, de 26 de junio, de ordenación, supervisión y solvencia de entidades de crédito.

Semanas atrás, JPMorgan Chase informó que obtuvo un beneficio neto récord de 12.136 millones de dólares (10.009 millones de euros) en el cuarto trimestre de 2020, lo que representa un incremento del 42,4% en comparación con su resultado del mismo periodo del año anterior, gracias en gran medida a que la entidad pudo liberar 2.900 millones de dólares (2.390 millones de euros) de sus reservas de capital.

“Si bien registramos ganancias récord, no consideramos que la liberación de reservas represente ganancias recurrentes”, ha advertido Jamie Dimon, presidente y consejero delegado de JPMorgan Chase, en la presentación de los resultados de la entidad, que cerró el conjunto del ejercicio con un beneficio neto de 29.131 millones de dólares (24.025 millones de euros), un 20% por debajo del resultado de 2019.

La cifra de negocio de la entidad en 2020 aumentó un 3,6% anual, hasta 119.543 millones de dólares (98.595 millones de euros), incluyendo unos ingresos de 29.224 millones de dólares (24.103 millones de euros) entre octubre y diciembre, un 3,3% más que en el cuarto trimestre de 2019.

La sensible mejoría de los resultados de JPMorgan en los tres últimos meses del año refleja un impacto positivo en el coste de crédito de la entidad, que entre octubre y diciembre sumó 1.889 millones de dólares (1.558 millones de euros) por este concepto, cuando un año antes registró un impacto adverso de 1.427 millones de dólares (1.177 millones de euros).

De este modo, en el conjunto de 2020 el banco estadounidense contabilizó un efecto negativo relacionado con el deterioro del crédito de 17.480 millones de dólares (14.417 millones de euros), triplicando así la partida destinada a provisionar el riesgo de crédito en 2019.

En : Bancos

Sobre el autor

Artículos Relacionados