Hoy se sabrá la situación real de la banca española

No Comentado

capital banca

Las consultoras Roland Berger y Oliver Wyman darán a conocer este jueves las necesidades de capital del sector bancario español. Hoy sabremos cuánto dinero necesitan los bancos.

Aunque aún no hay cifras concretas, las previsiones apuntan a que los fondos que requeriría la banca española en las hipótesis macroeconómicas más adversas estarían entre 60.000 y 75.000 millones de euros. El Fondo Monetario Internacional (FMI) calculó recientemente que las necesidades podrían rondar los 40.000 millones de euros, mientras que Fitch habla de entre 50.000 y 60.000 millones de euros siendo optimista.

Durante el último mes las dos consultoras han examinado los balances del sector, poniendo especial énfasis no sólo en las carteras de préstamos  sino también en las de financiación a empresas, consumo e hipotecas de particulares. Pero para algunas entidades consultadas por EFE la forma de trabajar de las dos consultoras contratadas por el Gobierno ha sido “muy burda”, sin diferenciar demasiado entre unos bancos y otros.

En cualquier caso, confían en que la publicación de estos nuevos test de estrés contribuya a despejar las dudas que pesan sobre buena parte del sector financiero y sirva para que el Gobierno pueda concretar con Europa la ayuda que necesita para sanear la banca.

Las dos consultoras determinarán el capital que precisa cada institución para aguantar un escenario probable -base- hasta 2014, y uno estresado, con caídas significativas de la economía y del precio de los inmuebles.

Se trata de ver con qué nivel de capital parte cada entidad y comprobar cómo se va consumiendo en los dos supuestos, para así ver la capacidad de resistencia y descubrir qué entidades presentarían un déficit y por tanto deberían reforzar sus fondos.

El trabajo de Roland Berger y Oliver Wyman cierra la primera fase de una estrategia del Ministerio de Economía para recuperar la confianza en la banca española y que se cerrará con la publicación a finales de julio de las auditorias en las que trabajan PwC, KPMG, Ernst & Young y Deloitte.

La auditoría a la banca se conocerán el mismo día que el Tesoro afronta otra subasta de deuda y el mismo día en que el Eurogrupo se reúne para  diseñar la estructura y las condiciones del rescate de la banca española. Los ministros de finanzas del Eurogrupo esperan que Luis De Guindos presente una solicitud formal.

Fuentes europeas han dicho que el ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, presentará a sus socios las conclusiones de las auditorías y les informará “en qué punto está el Gobierno con la solicitud formal de la ayuda”. Después, tanto el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Olli Rehn; como el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi; la directora gerente del FMI, Christine Lagarde; y el presidente del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), Klaus Regling, ofrecerán sus puntos de vista.

El debate “se centrará en los próximos pasos a dar si hay una solicitud y en las acciones de las próximas semanas”, han agregado las fuentes. Fuentes diplomáticas han asegurado que “si hay urgencia y voluntad” políticas se puede firmar el memorando de entendimiento “en cuestión de días”, quizás incluso en el almuerzo de los líderes de la eurozona el último día de la cumbre europea, pero fuentes comunitarias han calificado de “irrealizable” ese plazo.

El Gobierno español negocia ya el memorándum que firmará con sus socios del euro con las condiciones de la ayuda, pero quedan muchas incógnitas por resolver. Entre ellas, los tipos de interés que tendrá que pagar España por el préstamo -que podrían estar en torno al 3 % ó 4 %-, los plazos del crédito, las condicionalidades para los bancos individuales y el sector en su conjunto y los fondos de rescate que se utilizarán.

El único detalle que se conoce es que España tendrá que cobrar a la banca un interés mínimo del 8,5% anual si la inyección de capital se hace mediante bonos convertibles contingentes (“cocos”, en el argot financiero), según la normativa comunitaria. Entre los socios de España hay “una fuerte preferencia” a que se utilice el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), pues éste, a diferencia del FEEF, tendría preferencia de cobro frente a otros acreedores y eso podría ahuyentar a inversores privados.

Por eso la UE estudia fórmulas para que el préstamo no sea considerado deuda “preferente” y para evitar la contaminación de la deuda soberana por parte de la deuda financiera, quizás mediante un alargamiento del plazo del crédito.

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter