La economía sumergida en España supone el 20% del PIB

No Comentado

Economía sumergida

La economía sumergida en España se sitúa entre el 18,6% y el 20% del PIB y supone un montante de 200.000 millones de euros, según estimaciones realizadas por la Fundación de Estudios Financieros a partir de diversos estudios, que además calcula que si España redujese se aproximase a niveles medios de la Unión Europea recaudaría entre 18.000 y 20.000 millones de euros al año.

En la presentación del informe, organizada por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie), el presidente de FEF, Juan Carlos Ureta, ha afirmado que España se encuentra ante unos “niveles inaceptables” que “distorsionan la imagen, la confianza de la economía y su verdadera situación”.

Concretamente, en el periodo entre 1980 y 2008, la economía no declarada se ha multiplicado por cuatro, mientras que el PIB se ha duplicado. Además, el informe recoge que un tercio de la economía sumergida se debe a fraude laboral, que de aflorar equivaldría al menos a un millón de puestos de trabajo.

La FEF ha achacado la estabilización de la economía sumergida en España coincidiendo con el inicio de la crisis a la caída del sector de la construcción, que es el sector que más economía oculta ostenta, junto con el sector manufacturero y las ventas mayoristas y minoristas.

Estos niveles coinciden con la media de la UE. Sin embargo, las grandes economías comunitarias como Francia, Reino Unido y Alemania se encuentran alrededor del 10%. Sólo Italia posee un porcentaje de economía sumergida superior al de España en relación al PIB, por encima del 20%.

El informe destaca también una estrecha relación entre la economía sumergida y la corrupción. En países donde la economía no declarada es mayor se encuentran los mayores índices de corrupción. Por eso, Ureta ha defendido que “actuar contra la economía sumergida es actuar para mejorar la calidad institucional”.

Entre las principales causas que la FEF destaca se encuentra la elevada presión fiscal. Aunque reconoce que no existe evidencia de que la presión fiscal absoluta tenga una incidencia negativa, los elevados tipos marginales y la complejidad del sistema provocan una mayor economía sumergida. El pequeño tamaño medio de la empresa española, la falta de conciencia fiscal ciudadana, la sobrerregulación y la rigidez del mercado laboral también influyen, según la FEF.

Por último, la FEF ha propuesto introducir una mayor flexibilidad en el mercado laboral para reducir la economía sumergida, así como reforzar las figuras del empleo a tiempo parcial y revisar la regulación sobre salarios mínimos y políticas activas de empleo.

También ha recalcado la necesidad de simplificar las figuras impositivas, combatir los paraísos fiscales y potenciar las actuaciones de la inspección, después de haber incrementado las medidas incentivadoras.

 

Sobre el autor

Artículos Relacionados

Dejar una respuesta

Su dirección de correo no será publicada. Los campos requeridos están marcados como (requerido)

Twitter

Banco Santander apoya becas de la Fundación Universia para formar en inglés a universitarios con discapacidad noticiasbancarias.com/bancos/…

Hace alrededor de 3 horas del Twitter de Noticias Bancarias vía NB_WordPress